Pacientes denuncian el abandono y la falta de atención en el Hospital Argerich
Pacientes denuncian el abandono y la falta de atención en el Hospital Argerich

Bajo las altísimas temperaturas -al rayo del sol- que azotan a la ciudad de Buenos Aires, sumado a los altos índices de humedad, los pacientes que acuden a la gurdia y a consultorios en el hospital Argerich, literalmente se cocinan vivos.

Denuncian que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, conducido por Horacio Rodríguez Larreta, no invierte ni en equipamiento ni en personal en la temporada veraniega, sometiendo a los enfermos, niños, adultos y jubilados a largas colas al rayo del sol.

La salud pública porteña este verano pasa, según relató un papá que acudió a pediatria con sus niños, un "estado deplorable".  Pese al esfuerzo de los médicos, los enfermeros y los pacientes que conviven día a día en condiciones míseras, los ciudadanos no son una prioridad para el gobierno de la Ciudad.

 

Estas deficiencias en la atención se dan tras 12 años de gestión del PRO en la Ciudad de Buenos Aires.

Según el presupuesto para 2019, en el que se prevé superávit primario, se destina el 51 por ciento a los "servicios sociales" -entre ellos la Salud- y contempla un aumento promedio del 34 por ciento del ABL. Sin embargo, pareciera que la cifra no es suficiente.

Durante su aprobación, la legisladora oficialista, Paula Villalba, sostuvo que se trata de “un presupuesto financieramente equilibrado”, “que puede cumplirse, con déficit cero” y que prevé “alcanzar un superávit económico primario de 71. 589 millones y un superávit primario de 25.815 millones” de pesos.

Destacó además que 162 mil millones de los 340 mil millones presupuestados, es decir el 51% del gasto, serán destinados a los llamados "servicios sociales" que engloban las partidas para Salud, Educación, Cultura, Vivienda, entre otras.