Renunció un jefe del hospital de Jujuy donde impidieron abortar a una nena de 12 años violada
Renunció un jefe del hospital de Jujuy donde impidieron abortar a una nena de 12 años violada

Pasan los días pero continúan las repercusiones derivadas del caso de la nena de 12 años violada a la que impidieron abortar en la provincia de Jujuy y obligaron a realizarse una cesárea.

El jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Materno donde se hizo la cesárea, Gustavo Briones, presentó su renuncia al cargo y difundió una carta en la que expresó fuertes críticas al gobernador de su provincia, Gerardo Morales.

En efecto, el profesional acusó al mandatario provincial de "desatender la opinión profesional brindada por la totalidad de los médicos especialistas presentes que integran el Servicio", de "irrespetar gravemente" el trabajo modelo del centro de salud y de desoir "los avales científicos de la materia y del caso en particular".

"El servicio especializado en la materia desaconsejó la interrupción del embarazo, por cuanto el feto, de acuerdo a su edad gestacional, tenia altísimo riesgo de morir en caso de ser separado del seno materno. Hubo una innecesaria colocación en riesgo y posterior fallecimiento de un prematuro inmaduro", manifestó, pese a que por ley correspondía que se practicara una interrupción del embarazo y que los distintos médicos y militantes denominados "pro vida" venían postergando.

Briones sostuvo la postura en contra tanto de la interrupción del embarazo como de la cesárea prematura, y aseguró que esa posición no implicó la adopción "de ninguna política en relación a la libertad de las personas, sino que respondió exclusivamente a los valores científicos que rigen la práctica de los servicios de salud".

En ese sentido, el especialista agregó que un feto con peso inferior a los 1000 gramos y con edad gestacional menor a 27,6 semanas "se denomina prematuro inmaduro y goza de bajísimas expectativas de sobre vida".