"En Argentina desayunás cada día con una mujer que ha sido asesinada por alguien"
"En Argentina desayunás cada día con una mujer que ha sido asesinada por alguien"

La activista a favor de la legalización del aborto y contra la violencia de género Claudia Piñeiro, dijo en España: "En Argentina desayunas cada día con una mujer que ha sido asesinada por alguien".

Piñeiro se expresó en la rueda de prensa previa a la ceremonia del Premio Pepe Carvalho 2019, la tarde de este jueves, en el Ayuntamiento de Barcelona, en el marco del Festival Barcelona Negra.

El premio homenajea a Manuel Vázquez Montalbán y su emblemático personaje, el detective Carvalho.

"Nos falta conseguir la ley", dijo sobre los objetivos de lograr la legalizaciòn del aborto en Argentina y acotó:"Todo esto se puede hacer porque hay un colectivo de mujeres protegiéndote. Es un trabajo conjunto donde hay un montón de mujeres conocidas y anónimas, que te protegen".

Sobre el desprestigio de las fuerzas policiales: "Siempre hay dudas sobre la honestidad de la institución, lo que no significa que no haya policías honestos", dijo.

"Para inventar un detective cuesta hacer creer que vaya a investigar un crimen", explicò la escritora, ya que en la sociedad argentina,  los policías muchas veces son los mismos que organizan bandas de asalto.

"Tengo conciencia de que soy la cuarta mujer que gana este premio, y la primera o primero latinoamericano. Por eso me propongo hablar desde allí, desde ese lugar: los márgenes. Porque hay una sospecha de marginalidad también en el género que nos convoca", dijo.

  CRIMENES CONTRA LAS MUJERES  

"¿Qué crímenes me preocupan de los que se cometen hoy, enero de 2019, en la Argentina?

Los femicidios: mujeres asesinadas por el hecho de ser mujeres. En mi país para tipificar este delito no es necesario que quien mate tenga una relación con la víctima –entiendo que en España sí-, sino que en su deseo de matar haya pesado el hecho de que la asesinada sea una mujer. Por ejemplo, un hombre que aborda a una mujer que regresa a su casa, la viola y luego la mata. En Argentina este crimen tiene más pena que otros tipos de asesinatos. Sin embargo, la pena mayor no parece disuasoria y en lo que va del año hubo 1 femicidio cada 28 horas en la Argentina (según datos elaborados al 21 de enero por el Registro Nacional de Femicidios del Observatorio "Ahora que sí nos ven"). Cuando hace una semana escribí este discurso, eran 18 las mujeres asesinadas en 2019. Anoche lo corregí, ya eran 19. Esta mañana en el desayuno volví a corregir el número: 20 femicidios en un mes. Son estos crímenes los que hacen que las argentinas salgamos a la calle a gritar #NiUnaMenos."

"Pero también hay en mi país otro crimen perpetrado contra mujeres: el derivado de la práctica clandestina del aborto que sigue prohibido en la Argentina (excepto si el embarazo es por causa de violación o existe riesgo de vida de la madre o inviabilidad de vida del feto fuera del útero). En ningún otro caso una mujer puede abortar legalmente en la Argentina".

Durante el el discurso tras recibir el Premio Pepe Carvalho, en el Festival Barcelona Negra dijo:Aunque claro que si ha tomado la decisión de hacerlo, lo hará. Si tiene dinero en las mejores clínicas, si no lo tiene en las peores condiciones de salud y en la clandestinidad. Cuando en mi país una mujer decide abortar y es obligada a hacerlo fuera del sistema de salud, alguien, no ella, está cometiendo un crimen y es responsable.

Y ese alguien es el Estado que la deja librada a su suerte. Una mujer –sobre todo si es pobre- puede morir en un aborto, puede quedar mutilada, pero si sobrevive, puede además ir a la cárcel, porque la ley argentina considera que el crimen lo comete ella. Según la ley vigente, la mujer que se hace un aborto tiene una pena de cárcel que va de 1 a 4 años. En el nuevo código penal que se pondrá a consideración de los legisladores en breve, la cosa de tan hipócrita es casi peor: un juez debe evaluar si la mujer que abortó tenía motivos válidos y suficientes para decidir interrumpir el embrazo, si sí, libre, si no, a la cárcel. Increíble, ¿no? Si se aprueba esta aberración, en la Argentina será increíble pero real.

Les ahorro mis comentarios. Las mujeres de mi país también salimos a las calles a pedir aborto legal, seguro y gratuito. Y seguiremos saliendo hasta que se nos dé un derecho básico del que estamos privadas. Si van a Argentina se cruzarán con montones de jóvenes que llevan un pañuelo verde atado a su mochila, el pañuelo que es el símbolo de nuestra lucha. Este pañuelo. Tal vez ya se han cruzado con alguno atado a una mochila en las Ramblas, en la Barceloneta o en el Born.

No tengo dudas de que de estos crímenes cometidos contra las mujeres hablará mucha de la literatura negra que se está escribiendo en estos momentos en la Argentina".