La gobernadora María Eugenia Vidal pasó un mal momento este viernes cuando visitó la ciudad de Vedia, cabecera del partido de Leandro N Alem, al norte de la provincia de Buenos Aires.

La mandataria provincial realizó una recorrida junto al intendente local, alineado con la oposición, con quien se entrevistó antes de sufrir los gritos e insultos de los vecinos.

Entre los improperios que se escucha por parte de los manifestantes se distinguen palabras como "chorra", "hiena", "delincuente", "falsa" y "caradura", entre otros calificativos.