Manifestantes de la Cuarta Marcha por la Soberanía denunciaron amenazas y ataques por parte de integrantes de la seguridad del magnate Joe Lewis en la zona de Lago Escondido. “Cumplen, como si fuera un Estado paralelo, funciones de seguridad aún delante de las fuerzas policiales, que no tienen voz”, declaró Guillermo Caviasca, miembro de la Fundación Interactiva para la Promoción de la Cultura del Agua (Fipca).

Fipca La Sanmartiniana
Fipca La Sanmartiniana

La columna que ingresó al territorio desde el Camino de servidumbre (Tacuifí) había logrado la habilitación de la Justicia para circular por el camino público para acceder al Lago, según informaron desde el portal radiográfica.org.ar. Sin embargo, hubo constantes amenazas hasta que llegaron los ataques físicos.

“Llegamos el sábado 9 a la madrugada a la costa oeste del Lago Escondido. Estábamos exhaustos después de 12 horas de caminata”, explicó David Nahuel Ramallo, integrante de Radio Gráfica y militante de Fipca al portal. Entonces se encontraron con “un grupo de 6 personas de distintas fuerzas” y les delimitaron “un espacio de 6 metros para acampar 20 personas”.

Sin embargo, la agresión más clara la recibieron los manifestantes que viajaban en el kayak: Andrea Gatabria, de ATE Capital, y Ramallo. La idea era poner una bandera argentina en una isla que está en medio del Lago y que no es propiedad de nadie, pero sujetos en embarcaciones a motos comenzaron a pasarles por al lado y a explicarles cómo es la muete por hipotermia, hasta que finalmente los tiraron al agua helada.

“En estado de hipotermia fueron subidas a una de las lanchas de la empresa. La patota los arrojó a la costa. Todos sus equipos fueron incautados”, indicaron desde el portal.

También informaron que hay 17 militantes que regresan descendiendo por la montaña, por sus propios medios. “Decidimos iniciar una campaña judicial y a través de los medios”, explicó Caviasca.

Mientras tanto, abogados FIPCA ya presentaron habeas corpus para que se les de seguridad e inician denuncias penales.