Gisella Solís Calle, quien estuvo desaparecida durante dos semanas y luego la hallaron enterrada en Camino Negro, murió por envenenamiento, según lo indicaron los resultados toxicológicos.

“Me da la impresión de que ella nunca se enteró de lo que estaba pasando. Creo que él la atacó cuando ella estaba durmiendo", declaró a Crónica TV la hermana de la odontóloga, Mariela.

Durante la investigación se había hallado un sobre con veneno en la habitación del hotel en el que se suicidó la pareja de Gisella, Abel Casimiro Campos, a quien los investigadores señalan como culpable.

También había llamado la atención un vómito en el baño de la casa de la víctima y dos copas con vino. Sin embargo, los análisis no habían arrojado ningún tipo de sustancia en dichos recipientes.

Era un sobre que en principio pensaban que iba a usar él. En las copas de vino no había nada, pero sí moléculas en el cuerpo de mi hermana”, explicó Mariela. “Para mí la encontró durmiendo, le puso un polvo y ella lo aspiró. Ese producto produce vómitos, diarrea, dolor de estómago. Creo que ella murió en la cama y luego la envolvió en las sábanas”, agregó.

Mientras tanto, la familia apunta a que un tercero como partícipe del femicidio: "No creo que haya actuado sólo. Gisella era grandota y él tenía problemas en uno de sus brazos. No podría haber bajado solo por las escaleras de la casa de mi hermana".