foto archivo: Ministerio de Seguridad
foto archivo: Ministerio de Seguridad

Como parte de la avanzada irrefrenable que Mauricio Macri le viene habilitando a Patricia Bullrich para que se convierta en la ministra estrella de este último año de gestión de Cambiemos, la exdirigente montonera y actual exégeta del gatillo fácil pasará a hacerse cargo nada menos que del control de armas en todo el país.

Según publicó el diario La Nación, el exRenar pasará del Ministerio de Justicia al de Seguridad,  en un movimiento que vacía aún más de lo que ya estaba la gestión de Germán Garavano.

El país tiene más de un millón y medio de armas de fuego registradas, aunque datos extraoficiales indican que la cantidad de pistolas, escopetas y otras duplica a esa cifra.

Según trascendió, el Gobierno busca poner la lupa en los circuitos de armas de fuego, tanto lo que se mueven en la superficie como los que operan en la clandestinidad.

La medida se cruza con una frase lanzada semanas atrás por la ministra: "Quien quiera tener un arma, que la tenga", escupió para defender su política en favor de una sociedad armada.

La Anmac (exRenar) se enfoca en el control del mercado legal, aunque desde ahora comenzará a mirar más de cerca el mercado clandestino. 

Además del poder que con este movimiento sigue sumando Bullrich, la medida (en la que habría tenido peso central el esposo de la ministra, el agente del Mossad Guillermo Yanco) apuntala también una de las fantasías del comando electoral de Cambiemos, que tiene a la ex Montoneros, ex PJ, ex Alianza y ex Coalición Cívica como favorita a la hora de pensar candidaturas para la vicepresidencia en la boleta electoral que este año (por ahora) llevará a Mauricio Macri para una posible reelección.