Persecución: dos jueces puestos a dedo por Macri reabrieron una causa contra Gils Carbó
Persecución: dos jueces puestos a dedo por Macri reabrieron una causa contra Gils Carbó

La ocupación de lugares estratégicos en los tribunales federales, sin importar los métodos ni su legalidad, apartando a los magistrados que no responden a sus dictados, ha sido una labor de máxima prioridad para el gobierno de Macri. Y semana a semana, fallo a fallo, rinde sus frutos.

Esta vez fueron los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi (este último recordado por ganarse ese puesto gracias a la insólita condena a Amado Boudou) quienes le dieron una nueva satisfacción al oficialismo.

La perjudicada, en este caso, fue Alejandra Gils Carbó, quien había sido sobreseída en la causa por abuso de autoridad y nombramiento ilegal para un cargo público. 

Ahora la cámara -con el voto en disidencia de Mariano Llorens, único integrante elegido por concurso como marca la ley- ordenó al juez Sebastián Casanello reabrir la investigación y citarla a declaración indagatoria, revocando de este modo el sobreseimiento.

La investigación se inició en 2013 a partir de una denuncia del ex senador radical e integrante del Consejo de la Magistratura Mario Cimadevilla, a raíz de la creación de nuevas fiscalías y designaciones.

Se acusa a la ex procuradora de haber designado a Carlos Gonella como titular subrogante de la Procelac sin haber cumplido los pasos previstos por la ley. Justamente lo que hace hoy el gobierno tanto con los jueces como con los fiscales.

El propio Cimadevilla, denunciante en este caso y ultra antikirchnerista histórico, advirtió en diálogo con el diario Clarín: "La justicia en la Argentina está muy mal, ahora también. Este gobierno no difiere mucho con él anterior en este tema de tener jueces para el poder".