Las empresas de desatascos llevan décadas existiendo como una rama muy especializada dentro de la fontanería. Su labor, para muchos, puede resultar bastante desagradable; pero la realidad es que es un servicio muy necesario para que el día a día transcurra con total normalidad.

Son profesionales que tienen que tratar a diario con atoros de todo tipo y en las situaciones más variopintas, aunque también se topan con arreglos que son bastante recurrentes. Como puede ocurrir en la cerrajería con las llaves perdidas y la necesidad de abrir cerraduras, los profesionales en desatores también se topan con algunos atoros que son bastante frecuentes. Con situaciones y circunstancias que se repiten constantemente y les llevan a realizar la misma acción una y otra vez.

¿Cuáles son estas situaciones? Hay un trío, en particular, que se repite constantemente en hogares, oficinas, locales de restauración y muchos más entornos. Tres atascos que aparecen en puntos concretos pero que se extienden por multitud de lugares, y son los atascos que más arreglan los profesionales.

Los fregaderos

Sea en hogares o en establecimientos profesionales, los atascos de los fregaderos se han convertido casi en la tónica diaria de los profesionales de los desatascos. El mal uso de estos elementos de la cocina, al echar residuos sólidos, hace que poco a poco las tuberías vayan acumulando más y más restos, hasta el punto de que es imposible hacer que el agua pase por las cañerías.

Restos de alimentos y sustancias líquidas que son bastante densas hacen de esta una de las averías más habituales y, por tanto, uno de los trabajos que más tienen que repetir los profesionales de esta rama de la fontanería. Es bastante importante saber qué se puede y qué no se puede tirar por un fregadero, aunque parece que es un tipo de información que no muchos conocen. A la vista está, viendo cómo los fregaderos se atascan con tantísima frecuencia a diario.

Sistemas de aguas residuales

Los sistemas de aguas residuales, o directamente fecales, están diseñados y construidos para soportar una gran carga a cada segundo que pasa. Manejan unos caudales muy voluminosos de agua en la que hay todo tipo de sustancias y residuos que pueden tener multitud de formas y de tamaños. Las obstrucciones en este terreno son también muy habituales por la enorme cantidad de sustancia que circula por aquí, y también por el mal uso de baños y lavabos en las viviendas y demás locales.

El problema con este tipo de atasco es que los equipos deben moverse con mucha rapidez para ponerle remedio rápidamente, ya que una saturación prolongada puede traer problemas mucho mayores. Desde fugas por distintos puntos de una ciudad hasta problemas en las tuberías de los hogares. Es una avería bastante frecuente, pero también bastante peligrosa en muchos sentidos.

Los inodoros

Es otra de las averías que no fallan y con la que además se enfrentan las empresas de desatascos una cantidad incontable de veces. Raro es aquel que no ha ido alguna vez al baño de un bar y se ha encontrado con un letrero indicando que, por favor, todo resto de comida o residuo sólido, incluidas toallitas, se depositen en la papelera y no se tiren dentro del váter.

El motivo es que su conducto no es demasiado grande y, al abusar de él, tiende a atorarse con bastante frecuencia. Debido a esto, los expertos tienen que tratar este tipo de asunto muchísimas veces, no solo en bares, ni locales profesionales, también en viviendas.

En la mayoría de ocasiones, su labor debe ponerse en marcha por culpa de un mal uso o unas malas rutinas en el ámbito doméstico e, incluso, el profesional. Con más información sobre el buen uso de los inodoros o los fregaderos, como punto de partida, se evitarían muchas de estas situaciones y, quizá, su labor sería bastante más variada o tendrían menos actividad.

Sea como fuere, los profesionales de los atascos en tuberías se enfrentan a diario con multitud de atoros cuya solución se acaba convirtiendo en una labor de lo más mecánica. Hay numerosas empresas de desatascos disponibles a día de hoy, pero la inmensa mayoría se enfrenta al mismo tipo de problemas y bajo las mismas circunstancias una y otra vez.