foto: Latfem
foto: Latfem

A un año exacto del pañuelazo verde que cambió la cabeza de la dirigencia política argentina (que terminó tratando en el Congreso un proyecto de aborto legal) y de una parte importande de la sociedad argentina, miles de mujeres volvieron a movilizarse en todo el país por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Con la Plaza del Congreso como epicentro, las concentraciones se replicaron en ciudades de toda la Argentina, con los pañuelos verdes como símbolo inequívoco de la búsqueda de un derecho elemental.

"Saquen sus rosarios de nuestros ovarios y sus doctrinas de nuestras vaginas", se gritó a viva voz.

Representantes de las organizaciones que forman la Campaña Nacional se concentraron desde las 17 en el cruce de las avenidas Callao y Rivadavia, junto al Congreso, con carteles que remarcaban la necesidad del derecho a decidir, además de reclamos contra la injerencia de la religión en los cuerpos y de la falta de políticas del Estado argentino para frenar las muertes por abortos ilegales.

Referentes del feminismo local pasaron por el escenario instalado en la plaza y pidieron la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral.

Además, en un momento que causó tensión con el grupo minoritario que en la previa había intentado frenar la participación de travestis y trans en la marcha, se reivindicó a "las mujeres que no pueden embarazarse".

En tanto, en la puerta del Parlamento se colgó un cartel que indicaba con nombre y apellido a quienes votaron contra la legalización del aborto durante su tratamiento en el Senado: Carlos Menem, Julio Cobos, José Alperovich, José Mayans, Ángel Rozas, Rubén Uñac, Alfredo de Angeli, Inés Blas y Juan Carlos Romero, entre otros, aparecían mencionados.

foto: Fundación Huésped
foto: Fundación Huésped

Entre las organizaciones que estuvieron en la concentración del Congreso se destacaron espacios de izquierda, Marea (agrupación de Victoria Donda), la CTA Autónoma (de Pablo Micheli), el Colectivo de Actrices y algunos centros de estudiantes de la UBA

"La sensación que reina en este lugar es que todo sigue intacto. Que lo que se despertó en 2018 sigue intacto. Hubo un desperar y un cambio de conciencia más allá del resultado del 8 de agosto", dijo Jazmín Stuart, mezclada entre la multitud.

A fines de marzo se presentará en el Congreso un proyecto similar al que se trató en ambas cámaras en 2018. Según sus autores, tiene retoques leves para frenar las negativas.