foto: La Garganta Poderosa
foto: La Garganta Poderosa

Según los propios datos del gobierno de la Ciudad, una familia que vive en la Capital Federal necesitó en enero 25.794 pesos para poder comprar la canasta básica total, que le permitió no caer en la pobreza. En tanto, para no considerarse indigente, una familia tipo debió tener un total de 12.721 pesos.

El incremento interanual fue del 50,87 por ciento, muy por arriiba de lo que marcó la inflación en el mismo período de doce meses.

El dato que agrava la situación como cada vez que se analizan estas cifras, es que el monto necesario no abarca el dinero dispuesto para un alquiler.

La Dirección General de Estadística y Censos de la CABA determinó también que el costo de la Canasta Alimentaria (CA) y de la Canasta Total (CT) se ubicó en enero en $13.708 y $ 32.472,2, en forma respectiva, que implicaron aumentos interanuales de 50,74% y 48,53%.

Asimismo, la Ciudad mencionó lo que se denomina el "sector medio frágil", que incluye a hogares con ingresos mensuales por debajo de lo que se necesita para cubrir 1,25 veces (una vez y un cuarto) la Canasta Total (CT), mientras que lo que se conoce como "clase media" tiene un ingreso total mensual que se ubica entre 1,25 y menos de 4 veces la Canasta Total.