Coca Cola-Femsa realizó un pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis y el dato lo dio a conocer el Ministerio de Producción y Trabajo, al mando de Dante Sica, quizá el funcionario con más PPC recibidos de los últimos tiempos.

Si bien la solicitud de la firma es solo para la planta Alcorta, ubicada en el barrio de Pompeya, se trata de una situación grave porque ese lugar produce y distribuye gaseosas para todo el país y además, sobre todo, emplea a 600 trabajadores.

"Coca Cola Femsa Argentina está atravesando una etapa compleja debido a la desaceleración del consumo, lo que la ha colocado en la necesidad de readecuar su estructura de trabajo", señaló la empresa en un comunicado y, si bien no lo aclararon, trascendió que estaría decidido el despido de más del 5% de sus empleados, que abarcarí a alrededor de 30 personas.

Durante 2018 hubo 108 pedidos de PPC, 25 más que en 2017 y 53 más que en 2016, según estadísticas oficiales. Todo indica que 2019 marcará un nuevo récord.

El PPC es una técnica que fue creada durante el gobierno neoliberal de Carlos Menem bajo el paraguas de la nefasta Ley de Empleo. A través de esos procedimientos, las empresas pueden suspender a diestra y siniestra y pagar menos indemnizaciones. Menem lo hizo.

El caso más emblemático del año pasado fue el de Carrefour, que con 19 mil empleados y 500 sucursales en todo el país presentó un pedido de PPC que fue avalado sin más por la Casa Rosada y negociado de forma poco clara con el siempre dispuesto Sindicato de Empleados de Comercio que desde tiempos inmemoriales conduce con mano de hierro Armando Cavalieri.