Foto: Télam
Foto: Télam

 

El Tribunal Criminal 1 de Morón ordenó extraerle una muestra de ADN al cura Julio César Grassi para ingresarlo al Registro Nacional de Datos Genéticos de autores de delitos vinculados a la integridad sexual.

Así lo dispuso a través de una resolución firmada por los jueces Claudio José Chaminade y Mariana Maldonado. En las próximas horas, por lo tanto, se dispondrá la extracción de la muestra al religioso que cumple una condena a 15 años de prisión por abuso sexual agravado de menores dictada en 2009, pero que recién quedó firme en 2017.

La medida fue solicitada por el abogado de las víctimas, Juan Pablo Gallego, quien consideró que "Grassi reúne las condiciones como violador con condena firme" para integrar el Registro. "Es una persona que en algún momento va a volver a la calle y probablemente va a volver a delinquir", expresó Gallego, quien a su vez consideró, en declaraciones al canal TN, que la decisión del tribunal "es importante para prevenir futuras víctimas".

La causa contra Grassi por el abuso sexual agravado y la corrupción de menores se inició el 23 de octubre de 2002 y finalizó en diciembre de 2009 con la condena contra Grassi por hechos ocurrido en el ámbito de la Fundación Felices los Niños.

Recién en septiembre de 2013 la Justicia ordenó que Grassi sea detenido, condición en la que está hasta el presente en la Unidad Penal de Campana, mientras que en marzo de 2017 la condena quedó firme.

Los hechos por los cuales Grassi fue llevado a juicio trascendieron a la opinión pública a raíz de un informe del programa Telenoche Investiga, y el primer caso fue el de "Gabriel", tras los cuales se sumaron otras más que llegaron a un total de 17.