El presidente Mauricio Macri, con la aceptación de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, formalizó el traspaso de las distribuidoras eléctricas Edenor y Edesur a la órbita de Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Con la ausencia de Macri, el acta fue firmada también por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, en representación de la Nación y como símbolo del cumplimiento a rajatabla del plan de déficit cero que la Casa Rosada acordó con el FMI.

El documento establece que de forma retroactiva al 1 de enero, ambos distritos asumen con recursos propios la cobertura de los beneficiarios de la tarifa social, cifra no menor que ronda los 12 mil millones de pesos mensuales.

Por el traspaso se estableció que “es necesaria la constitución de un nuevo organismo de control, que opere bajo la órbita de la Provincia y de la CABA y que, oportunamente, cumpla las funciones que hoy lleva a cabo el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE)”.

En el acta también se remarca que es necesario darle una solución integral a los reclamos pendientes entre la Nación y las concesionarias de electricidad.