La justicia de Brasil autorizó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) a dejar la cárcel para asistir este sábado al velorio y entierro de su nieto Arthur en São Paulo.
 

El Ministerio Público Federal de Curitiba se manifestó a favor de la salida del expresidente, y la Policía Federal no se opuso consignó el periódico, que informó además que el Gobierno del estado de Paraná puso a disposición de la policía un avión para llevar a Lula desde Curitiba hasta São Paulo.
 

El nieto del expresidente, de siete años, falleció el viernes de una meningitis en un hospital de Santo André, en el área metropolitana de São Paulo, y su cuerpo será cremado el mediodía de este sábado en una ciudad cercana, São Bernardo do Campo, donde residía Lula antes de ingresar en prisión.
 
El expresidente brasileño está en la cárcel desde abril del año pasado, cumpliendo una condena de 12 años y un mes por delitos de corrupción.
 
El pasado 29 de enero, falleció Vavá, hermano de Lula, y aunque los abogados del expresidente también pidieron que pudiera salir de la cárcel para acudir al entierro, la jueza responsable de la ejecución de la sentencia, Carolina Lebbos, negó la petición.
Los abogados del expresidente recurrieron en instancias superiores, y poco después el Tribunal Supremo Federal autorizó la salida puntual de Lula de la cárcel, pero la decisión se tomó cuando el hermano del expresidente ya había sido enterrado. (Sputnik)