foto: redes
foto: redes

Se cumplen cuatro días de apagón masivo en Venezuela y la situación provocó al menos 20 muertes por diferentes factores. En este marco de desesperación colectiva y en medio de una crisis sociopolítica con destino incierto, el presidente Nicolás Maduro decidió suspender las clases y dar asueto obligatorio a todo el personal del Estado.

En tanto, desde el gobierno bolivariano culparon por la situación a la oposición, a la que señalan por lo que habría sido un sabotaje a la red energética. En tanto, de la vereda de enfrente culpan a la falta de mantenimiento de la infraestructura.

Al resoecto, el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, fue quien anunció el asueto obligatorio para este lunes y la paralización del ciclo educativo hasta que se reanude el caudal eléctrico.

El apagón causó también un dramático desabastecimiento de combustible y daños en la comercialización de alimentos, que por el corte de la cadena de frío provocó que masivas cantidades de comida debieran ser eliminadas.

En tanto, en la madrugada de este lunes el servicio eléctrico había retornado a algunas localidades de Caracas y del interior venezolano, pero la mayor parte del país continúa sin luz.

"El Sistema Eléctrico Nacional ha sido objeto de múltiples ataques cibernéticos que ocasionaron su caída y han impedido los intentos de recony no habrá clasesexión nacional; señaló Maduro a través de su cuenta de la red Twitter.

Por su parte, el autoproclamado presidente interino, Juan Guaidó, señaló sin dar mayores precisiones, que la situación se normalizaría si Maduro dejara el poder.

En tanto, el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica de Venezuela, Alí Briceño, afirmó que el apagón, iniciado a las 17 del jueves, se debió a la caída de tres líneas de transmisión de alta tensión desde la central hidroeléctrica Guri -la mayor del país y la segunda más grande de América latina- hasta la subestación Malena, en el estado amazónico Bolívar.

"La maleza había crecido de tal manera que hubo un incendio de vegetación que hizo que salieran las tres líneas de 765 kilovatios, dos por el calentamiento y la otra, por sobrecarga", explicó Briceño.

Agregó que "automáticamente actuaron las protecciones y las máquinas del Guri se apagaron", y subrayó que "cuando eso sucede hay que calibrar la frecuencia", pero la empresa estatal de electricidad Corpoelec carece de los técnicos capacitados para hacerlo.

El dirigente, que estimó que el apagón podría quedar superado "quizás hoy por la noche o mañana por la mañana, siempre y cuando no haya más problemas", detalló que de los 50.000 empleados que tenía Corpoelec, 24.000 se fueron de Venezuela "buscando mejores condiciones de vida para ellos y su familia", entre ellos "14.700 ingenieros o técnicos".