La utilización de la capacidad instalada en la industria cayó al 56,2% en enero último, el nivel más bajo desde julio de 2002, según datos difundidos por el INDEC.
   
Enero marcó 5,4 puntos por debajo de igual período de 2018 y 0,4% menos que en diciembre último. De los doce sectores manufactureros, casi la mitad utilizó menos de la mitad de sus instalaciones, como en la industria automotriz -15,7%- y los textiles -31,4%-; además de la metalmecánica -38,4%- y productos de caucho y plástico -48,4%-.
 
El equipo de economistas que conduce la diputada de Unidad Ciudadana Fernanda Vallejos atribuyó el declive de la producción industrial a la recesión que acumula nueve meses y en otros dos datos oficiales ligados al sector.
   
"Estos niveles escandalosos de capacidad instalada ociosa hablan de la destrucción de la demanda promovida por la política neoliberal: a la industria argentina el gobierno le destruyó el mercado, cuando le vació los bolsillos a los argentinos", afirmó la legisladora.
   
Agregó que "como una bola de nieve, en este escenario avanzan el desempleo y las suspensiones y, por consiguiente, se siguen deteriorando la capacidad de consumo y el mercado interno y las condiciones para nuestra industria son cada vez peores".
 
Tabaco, refinación del petróleo e industrias metálicas básicas mostraron el mayor nivel de utilización. Además de sustancias y productos químicos, papel y cartón , productos alimenticios y bebidas , productos minerales no metálicos y edición e impresión.
   
"El menor nivel de utilización del bloque se explica principalmente por la baja registrada en la elaboración de bebidas gaseosas, aguas y sodas, productos lácteos y en la molienda de oleaginosas", indicó el organismo.