Más de tres mil personas asistieron desde primera hora de la mañana de este jueves al velorio de las víctimas de la masacre ocurrida el miércoles en una escuela de Suzano (estado de São Paulo), que causó 10 muertos, la mayoría jóvenes estudiantes.
 
El velorio ocurrió en el polideportivo Arena Suzano, y según informaciones del ayuntamiento de la ciudad, "desde las 6:30 de la mañana hora local más de tres mil personas pasaron por el recinto".
 

 
Varias coronas de flores fueron distribuidas en el pabellón, en el que también hubo unos 50 profesionales de la red municipal de salud prestando servicio a los familiares de las víctimas, entre psicólogos, psiquiatras, enfermeros y asistentes sociales.
 
A primera hora de la mañana visitaron el recinto el ministro de Educación, Ricardo Vélez, y el alcalde de Suzano, Rodrigo Ashiuchi, y el gobernador del estado de São Paulo, João Doria.
 
A las 11 se realizó una ceremonia ecuménica, y por la tarde los cuerpos salieron en el cortejo fúnebre en dirección del cementerio de San Juan Bautista.
 

 
Los cuerpos de seis de las diez víctimas mortales fueron velados en el mencionado predio; otro de los alumnos que falleció es evangélico y fue velado de forma separada, en un templo de la iglesia Asamblea de Dios.
 
El cuerpo del tío de uno de los homicidas, que perdió la vida cuando los atacantes le dispararon para robar un vehículo, también fue despedido en otro lugar, mientras que los cadáveres de los dos agresores fueron analizados en el Instituto Médico Legal (IML).
 
Los dos homicidas, de 17 y 25 años, entraron durante la mañana del miércoles en la escuela Raul Brasil de Suzano disparando indiscriminadamente y acabaron con la vida de dos profesoras y cinco alumnos (de entre 15 y 17 años).
 
Cuando la policía llegó al colegio, los atacantes se sintieron acorralados y se suicidaron. El más joven de ellos le disparó a su compañero y posteriormente se quitó la vida.
 
La policía comenzó este jueves a escuchar testigos de la masacre para investigar la posible motivación. (Sputnik)