Realizar una investigación de cualquier índole es una tarea titánica. En especial cuando no se cuenta con los conocimientos o la experiencia para llevarla a cabo de manera exitosa. Por esta razón, siempre es conveniente contar con los servicios de un detective privado cuando la situación así lo requiera.

En este sentido, España alberga diversas agencias con especialistas en investigación que contribuyen a quienes necesitan indagar sobre alguna persona o asunto en particular. Así, en Detectives Madrid Indicios son profesionales de confianza, comprometidos y muy discretos en el cumplimiento de su oficio.

Los detectives privados hoy en día distan mucho de aquellos personajes presentados por el cine y la televisión. El estereotipo del detective solitario ha quedado atrás, en la actualidad se hace común la presencia de agencias que reúnen más de un investigador privado.

Por otra parte, los investigadores privados son profesionales en todo el sentido de la palabra. Existen diversas carreras en prestigiosas instituciones diseñadas para la formación de detectives. Además, la profesión incorpora cada vez un mayor número de mujeres como especialistas en el área de la investigación privada.

Cuándo contratar un detective privado

Existen todo tipo de circunstancias y razones que pueden llevar a una persona a contratar los servicios de un detective privado. Eventos que pueden suscitarse en el plano personal o legal, por mencionar algunos de los contextos más habituales.

Los detectives privados son frecuentemente consultados en procesos legales. Esto sucede mayoritariamente cuando ante una investigación en curso la información existente es insuficiente. En este sentido, los detectives privados se encargan de indagar e incluso encontrar testigos ausentes.

Asimismo, los detectives privados son los especialistas idóneos para encontrar familiares y seres queridos desaparecidos. Este tipo de búsqueda puede tomar años. Sin embargo, con la ayuda de un detective privado puede resolverse con mayor prontitud.

Legalidad de los servicios de detectives privados en España

Los expertos en investigación privada en España gozan de reconocimiento desde principios del pasado siglo. Además, en la actualidad cuentan con la autorización del Ministerio del Interior para llevar a cabo sus actividades. En este sentido, la Ley de Seguridad Privada del año 2014 reconoce entre sus artículos la legalidad de la investigación privada como profesión.

La ley describe los alcances, limitaciones, naturaleza y funciones del detective privado a nivel nacional. También establece las diferencias correspondientes con otros profesionales pertenecientes al ámbito de la seguridad.

Así, dentro del mencionado marco legal se indica la obligación del detective de tramitar la licencia correspondiente para el ejercicio de tal oficio. Además, este debe registrarse apropiadamente en la asociación correspondiente a su gremio.

Si no se cumple con lo anterior, entonces el detective no estará debidamente acreditado. Por lo tanto, no estará autorizado para llevar a cabo investigaciones legales con la validez necesaria ante los tribunales.

En consecuencia, es posible enfrentar diferentes sanciones por ejercer ilegalmente la investigación privada. Esto no solo perjudica su carrera, también afecta cualquier investigación realizada. Por tal razón, resulta indispensable solicitar a todo detective privado la licencia que acredite su ejercicio legalmente.

Beneficios de contratar los servicios de un detective privado

El principal beneficio de contratar un detective privado es la certeza de que se encontraran las evidencias necesarias para dar respuesta al problema o incógnita que se tiene. Ya que estos profesionales pocas veces desisten ante un caso. Además, cuentan con la experiencia y contactos pertinentes para facilitar el éxito de una investigación.

En cuanto a su precio, esto puede variar en función del tipo de servicio solicitado. No obstante, los costes son considerablemente accesibles en relación a los resultados favorables que los detectives suelen ofrecer.

Además, contar con los servicios de un detective privado reduce el tiempo de investigación. Esto permite recolectar muchos más datos de manera rápida y eficiente. Mientras que al realizar una investigación por cuenta propia es posible que esta interfiera con la vida laboral, personal o social.

De igual forma, un detective privado no limita la investigación a una zona geográfica. Si la indagación lo requiere, este se moviliza de una localidad a otra. Esto es algo que, tal como se señalaba anteriormente, no se puede hacer fácilmente cuando se investiga personalmente.

Por otra parte, los investigadores privados ofrecen un servicio 100 % confidencial, manteniendo el anonimato de sus clientes siempre que sea necesario. Así, las personas investigadas,no pueden enterarse de ello, salvo que el cliente decida decírselo.