El costo de vida de los jubilados subió entre 60 y 70% en comparación con 2018, de acuerdo con un informe de la Universidad de Nacional de Avellaneda (UNDAV) en base a la la evolución de los precios relevados por el INDEC.

Foto FOETRA
Foto FOETRA



“El aumento en el último año no fue menor al 58,3%, para el caso de la canasta más onerosa”, detalla el estudio de la Undav que alerta: “La variación trepa al orden del 61%, para el segmento medio, y casi a un 70% cuando se consideran los bienes y servicios más frugales a los fines de satisfacer los requerimientos de vida fundamentales”.

En base a estos datos, la canasta de consumo de marzo más básica supera los $ 8.900, cuando hace un año era de $ 5.250; la de costo medio excede los $ 11.753,6 contra $ 7.300; y la más cara ronda $ 14 mil cuando en marzo de 2018 salía $ 8.830. A su vez, el incremento respecto a 2016 es de 180%.

Entre los principales aumentos figuran los alimentos y bebidas con 58,3%, medicamentos con 53,1%, y los servicios y gastos de vivienda con 52,4%.

La jubilación mínima se encuentra en $ 10.400, de modo que es apenas $ 500 superior a la canasta básica.