El presidente de EEUU, Donald Trump, recibió este martes en la Casa Blanca a su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro, en el primer encuentro bilateral entre ambos mandatarios.
 
Según informaciones del Gobierno brasileño, la reunión privada duró alrededor de 20 minutos y tuvo lugar en el Despacho Oval de la sede del Gobierno estadounidense.
 

 
Tras el encuentro, se celebró un almuerzo de trabajo con las comitivas ministeriales de los dos países, y después ambos jefes de Estado comparecieron ante la prensa.
 
Antes de llegar a la Casa Blanca, Bolsonaro se reunió con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, con quien conversó sobre Cuba y Venezuela.
 
La crisis política que atraviesa el país caribeño fue uno de los temas tratados entre los dos presidentes, así como la aproximación comercial y la cooperación militar.
 
Trump aseguró que dialogó con Bolsonaro sobre eventuales acciones contra Venezuela, sin descartar la opción militar. Trump dijo que "todas las opciones están sobre la mesa". "Podemos hacer eso en cualquier momento", advirtió.
 

 
En este sentido, "hay cuestiones que si las divulgas dejan de ser estratégicas, esas cuestiones no pueden ser públicas, obviamente", dijo Bolsonaro.
 
También conversaron sobre la reducción de barreras arancelarias bilaterales. "El presidente (Jair) Bolsonaro y yo estamos empeñados en abatir las barreras comerciales", dijo Trump.
 
Agregó además que quiere a Brasil como aliado de la OTAN. Por otra parte, EEUU apoyará el ingreso de Brasil a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
 

 
"Vamos a apoyar (la entrada de Brasil en la OCDE); tenemos una óptima relación en varios aspectos; es lo que vamos a hacer para honrar al presidente (Jair Bolsonaro) y a Brasil", dijo Trump.
 
"Como dije, tengo la intención de designar a Brasil como un aliado fuera de la OTAN, e incluso hasta un aliado dentro de la OTAN; eso podría mejorar nuestra cooperación", expresó.
 
Uno de los acuerdos concretos anunciados en el marco de esta visita contempla la autorización para que EEUU usen la base de lanzamiento de cohetes espaciales de Alcântara (en el estado de Maranhão, norte de Brasil).
 

 
Trump dijo que su país está concretando junto a Brasil el Acuerdo de Salvaguardias en Tecnología, que permitirá a compañías norteamericanas realizar lanzamientos espaciales desde tierras brasileñas.
 
"Estoy también feliz de anunciar que luego de 20 años de conversaciones estamos concretando el Acuerdo de Salvaguardias en Tecnología, que posibilitará que compañías de EEUU realicen lanzamientos espaciales desde Brasil", dijo. 
 
La proximidad de Brasil con la línea del Ecuador hace que este país sea "un sitio ideal para lanzamientos", dijo Trump.
 

 
Bolsonaro, por su parte, expresó orgullo y satisfacción por estar en la Casa Blanca después de décadas de presidentes brasileños "antiamericanos" y exhibió total sintonía con Trump, con quien dijo tener muchas cosas en común.
 
"Él quiere una América grande igual que yo quiero un Brasil grande", resumió el líder ultraderechista.
 
El ambiente entre los dos presidentes fue distendido y amigable, e intercambiaron camisetas de las respectivas selecciones nacionales con el nombre de cada uno. 
 
Tras la reunión con Trump, Bolsonaro visitó el cementerio nacional de Arlington, donde realizó una ofrenda floral, y se reunió con líderes religiosos.(Sputnik)