Ocho agentes del Servicio Penitenciario fueron sentenciados a prisión perpetua por la tortura seguida de muerte del interno Argentino Pelozo Iturri en la Unidad de Detención N° 9 de Neuquén.

Foto Télam
Foto Télam



En total hubo 15 los penitenciarios acusados por el asesinato. El titular del Tribunal Oral Federal para este juicio, Marcelo Grosso, leyó la sentencia por la que se le dio prisión perpetua y se ordenó la detención de Orlando Horacio John, Pablo Ángel Muñiz, Javier Elix Pelliza, Pablo Sepúlveda, Daniel Ulises Romero, José Lorenzo Retamal, José Walter Quintana y Carlos Roberto Vergara.

También impuso 7 años al jefe del cuerpo de requisa, 6 años al subdirector de la U9, 6 años y 6 meses al Director del penal por "omisión de evitar las torturas y falsedad ideológica agravada" entre otras condenas aplicadas a otras personas procesadas en la causa.

El hecho ocurrió el 8 de abril de 2008 y el juicio tardó 10 años en llegar a debate, entre otros factores porque inicialmente el deceso  se consignó como “muerte súbita”. El fallecimiento por causas violentas se ocultó con la elaboración de sumarios que en opinión de los peritos buscaron ocultar los hechos, informes médicos que describieron una muerte natural por problemas cardíacos o sobremedicación.

Según declararon algunos internos durante las audiencias, la víctima era testigo presencial en una causa de muerte de un interno en Ezeiza por agentes penitenciarios.