Martín Burgos, economista y coordinador del Departamento de Economía Política de Centro Cultural de la Cooperación, se refirió a la actualidad económica y señaló que “hay que dejar de pensar que si vuelve el peronismo vuelve la ‘década ganada’”.
 
En una entrevista realizada por Agencia Ansol, sostuvo que "todos los números están peor que en 2015, tanto a nivel de desempleo como de pobreza. Veremos el mes que viene los datos de pobreza del año pasado (Indec), que seguramente serán mucho más elevados". 
 
"No hubo crecimiento económico, sino todo lo contrario. En definitiva, la película fue muy mala y la secuela sería mucho peor, por una sencilla razón: el nivel de descontrol económico, tanto a nivel inflacionario como de deuda externa, deja un panorama negativo incluso para otro gobierno que pueda ganar las elecciones", señaló.
 

Foto: Ansol
Foto: Ansol

 
Agregó además que "hay que dejar de pensar que si vuelve el peronismo vuelve la ‘década ganada’. Claramente, fueron años excepcionales. No había deuda externa porque se había defaulteado y renegociado muy bien. Los precios de la soja estaban al doble que hoy y hubo un gran rebrote económico a partir de que había dólares para poder sustentarlo. Además, había una política muy independiente del poder económico y, sobre todo, del poder financiero".
 
En este sentido señaló que "dada la unidad que se necesita para ganar, es difícil pensar eso. Va a haber alianzas con sectores económicos que no quieren saber nada con un cepo cambiario, por ejemplo. Al mismo tiempo, no nos vamos a poder sacar de encima al FMI porque le debemos un fangote de plata. Habrá que renegociar. Pero en definitiva se hace muy difícil pensar en un Estado independiente, popular y que no tenga nada que ver con la financialización del mundo.
 
"Hay una unidad concepción con respecto a qué hacer, en gran parte de la oposición. Se trata de programas heterodoxos, con ciertas líneas de continuidad con lo que fue el kirchnerismo: distribución del ingreso, mercado interno, trabajo, producción y renegociación de la deuda como líneas fundamentales, en las que están de acuerdo. Veremos si en la práctica eso se transforma en unidad política", explicó.
 
Con respecto a la economía solidaria, dijo que "el cooperativismo tiene muchas cosas en común con las pymes, en ciertos sentidos. Dependen mucho de la demanda del sector asalariado. Cuando baja el salario, venden menos y empiezan los problemas. No es un problema de costos, sino de demandas, más allá de los incrementos tarifarios". 
 
En ese sentido concluyó que "esto afecta a todas las cooperativas. Además, hubo un avance sectorial por parte del gobierno en lo que fue el impuesto a cooperativas de crédito y en el último tiempo a las eléctricas. Es decir, están afectadas por la macroeconomía y en términos sectoriales".