A lo largo del último año cerraron cerca de 200 garages, de acuerdo con lo que alertó la cámara que nuclea a este tipo de comercios. Como pasa en otros rubros, los principales motivos son la fuerte baja en el consumo, en este caso reflejado en que cada vez más personas dejan el auto en la calle, y la suba de los costos (tarifazos, problemas para pagar los sueldos y cargas sociales, los impuestos, el seguro, etc).

Télam
Télam

El respecto, el titilar de la Cámara de Garajes, Estacionamientos y Actividades Afines de la República Argentina (Cagesra), Eduardo Sánchez, detalló que “en el último año, de marzo a marzo, se reportaron 200 cierres sobre un universo de 1.800 garajes (casi el 10%) en toda la Ciudad de Buenos Aires”.

Luego explicó que “para ser rentables en este negocio, el costo de una estadía mensual tendría que estar en alrededor de 8 mil pesos, de lo contrario los números no dan”, mientras que el promedio del alquiler va de los 2 mil a los 5 mil pesos.

También recordó que “en el caso de los que alquilan el espacio, se devuelven las locaciones y en el lugar se construye un edificio”.

Según informa Diario Popular, la baja en la rentabilidad del negocio tiene que ver con la merma en la cantidad de clientes, pero también en la suba de los gastos operativos: agua, luz, expensas (en el caso de los garajes dentro de edificios), sueldos y cargas sociales, Impuesto a las Ganancias, ABL, Ingresos Brutos, IVA, y seguro.

“El mejor termómetro cuando viene la malaria es la actividad de los garajes, porque lo primero que la gente corta es el uso de la cochera para poder seguir pagando el combustible, la cuota del auto y el seguro”, indicó el directivo a Diario Popular.

Desde la entidad evaluaron que, en cuanto a las pérdidas en facturación, el 70% corresponde a los estacionamientos por hora, mientras que el número de abonos mensuales se derrumbó en un 30 por ciento.