El clima social está complicado y el enojo entre la población se evidencia a cada paso. Quizá entonces no sea el marco más propicio para que las empresas sigan tratando a sus clientes como ganado o sigan maximizando ganancias a costa del servicio que ofrecen. En este marco de hartazgo generalizado, la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor elaboró un informe sobre las empresas que más quejas recibieron en 2018.

El ránking, armado sobre la base de 130 mil reclamos recibidos de parte de los usuarios, dejó en el primer lugar, por varios cuerpos, a la firma de televisión por cable, telefonía e internet Telecentro, que tuvo 8.140 reclamos, de los cuales 3.000 fueron por no procesamiento del pedido de baja del servicio.

El segundo lugar del triste listado fue para Edesur (3.178 quejas), que si bien quedó muy lejos en cantidad de reclamos respecto de Telecentro, se posicionó una vez más bien arriba y con el 6,2% de las quejas del sector telecomunicaciones.

El top 10 lo completan Movistar, Banco Santander, Cablevisión, Telefónica, Personal y Telecom (en sus modalidades de teléfono fijo), DG Entertainment (la productora de Daniel Grinback) y Mercado Libre.

En la separata por rubro, a la cabeza se ubica el de servicios de comunicaciones (32.131 quejas), escoltado por los servicios financieros y seguros (23.003), automotores (9.724), electrodomésticos (8.589), eventos y espectáculos (6.807) y servicios públicos domiciliarios (6.334).

El drama de dar de baja un servicio

Gran parte de las empresas de servicios ponen más trabas que puertas a la hora de querer dejar de ser cliente. Numerosos llamados telefónicos son necesarios en algunos casos, cuando no existe la exigencia de enviar un mail con los datos y hasta una fotocopia del DNI (en el caso del Automóvil Club Argentino, por ejemplo). La mayoría, sea como fuere, incumple la normativa oficial que indica que las páginas web de las empresas deben incluir un botón de baja para que los clientes puedan suspender su adscripción al servicio en cualquier momento.

La Dirección Nacional de Defensa del Consumidor inició varios sumarios a las empresas que no cumplieron con la implementación de la resolución, situación que prevé multas de hasta 5 millones de pesos.