foto archivo
foto archivo

Dudaba sobre si le convenía hacerlo o si lo ataba a la cada día más afiatada idea de que a Mauricio Macri las chances de ser reelegido se dispersa como arena en las manos. Sin embargo, y esperanzado en que la sorpresiva posibilidad de que el presidente vaya por la reelección con Martín Lousteau de candidato a vice, "el Pelado" firmó la alineación estricta de los comicios porteños con los nacionales e incluso también un probable balotaje.

El alcalde de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires definió que las elecciones porteñas generales serán el 27 de octubre y el eventual balotaje el 24 de noviembre.

De esta manera, el jefe de Gobierno de la Ciudad cortó con las especulaciones que se habían acrecentado en las últimas semanas en torno a un supuesto desdoblamiento de la segunda vuelta, ante el temor de que Lousteau volviera a competir con él, que viene de cuatro años desgastados por una gestión a la que le cuesta despegarse de la debacle nacional de Cambiemos.

La semana pasada, el jefe de Gobierno había convocado a primarias en la misma fecha que Macri: el domingo 11 de agosto, pero no había dado mayores certezas sobre todo en relación al balotaje.

Ahora, el jefe de Gobierno porteño resta que decida a su compañero de fórmula: el principal candidato es Diego Santilli, quien viene siendo sondeado y expuesto en actos públicos con la finalidad de instalarlo ante un electorado que no termina de empatizar con su figura.