Mundo

La era Bolsonaro: entre enero y marzo la Policía de Río mató a más de 400 personas

Es la cifra más alta de las últimas dos décadas y un 17,9 por ciento más que en el primer trimestre de 2018. Fusilamientos y francotiradores, toda una política de Estado.

foto archivo: @MidiaNINJA
foto archivo: @MidiaNINJA

Brasil es uno de los países con mayor índice de violencia en el mundo y la presidencia de Jair Bolsonaro no parece estar ayudando a bajar las cifras de asesinatos. Según estadísticas oficiales, el estado de Río de Janeiro registró un récord de muertes a manos de la Policía, con un promedio de cinco por día, durante el primer trimestre de 2019.

Fueron 434 las asesinadas por las balas policiales en el Estado de Río, gobernado por el reaccionario Wilson Witzel, aliado del ultraderechista Bolsonaro.

El período coincide con los tres primeros meses de mandato de Witzel y del mandatario brasileño, ambos militantes de la mano dura y la represión sin medias tintas.

Los datos del Instituto de Seguridad Pública del gobierno (ISP) indican que los números de la represión policial son un 17,9 por ciento más altos que los registrados en el primer trimestre de 2018. Además, fue la cifra más alta desde 1998, cuando comenzaron a darse a conocer esos datos.

En tanto, el número total de muertes violentas (que incluye las ocurridas en operaciones policiales) se redujo un 18% en relación al primer trimestre de 2018, al caer de 1.866 a 1.528.

Asimismo, los homicidios dolosos, también incluidos dentro de las muertes violentas, se redujeron el 26%, de 1.417 a 1.409, en los primeros tres meses del año.

A fines de marzo, el gobernador Witzel reconoció en una entrevista al periódico O Globo que la policía, desde que él asumió, usaba francotiradores para disparar contra sospechosos a distancia, iniciativa que causó fuertes rechazos durante la campaña electoral.

"El protocolo es claro: si alguien está portando un fusil, tiene que ser neutralizado de forma letal", disparó el gobernador.

En lo que va de su corta gestión, un operativo policial en una favela del barrio Santa Teresa, en el centro de Río, dejó 13 muertos a manos de la Policía, de las cuales 9 personas fueron fusiladas dentro de una vivienda.

Al mismo tiempo, y en un programa que marca la política de Estado del Brasil de Bolsonaro, el ministro de Justicia y Seguridad, Sergio Moro (el mismo que envió a la cárcel a Lula da Silva por un presunto caso de corrupción con pruebas dudosas) presentó ante el Congreso un proyecto de ley que habilita a los jueces a reducir -o incluso dejar de aplicar- penas a aquellos agentes que, actuando en legítima defensa, asesinen a un sospechoso.

Noticias de “Brasil”
Seguinos