Sociedad

Fuerte llamado del Foro Agrario Nacional a la dirigencia política

La Unión de Trabajadores de la Tierra y otras organizaciones plantearon políticas para quienes viven el campo desde las pequeñas economías.

Cristina Samudio (foto: Pepe Mateos)
Cristina Samudio (foto: Pepe Mateos)

Con un fuerte llamado a la unidad de las organizaciones campesinas y de la agricultura familiar cerró el Foro Agrario Nacional que durante dos días elaboró un plan con políticas públicas que entregarán, en mano, a los polìticos que en octubre disputarán la presidencia de la Argentina.

Quedó claro que el sector, hasta aquí disperso en decenas de organizaciones, tras la realización del Foro articulará acciones y propuestas. De hecho el encuentro que demandó cinco meses de preparación es la prueba de esa posibilidad. En ese sentido brilló el trabajo de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), los activos organizadores de verdurazos en las principales plazas porteñas que esta vez juntaron a muchos en el microestadio de Ferro en Caballito.

Campesinos, técnicos, académicos, funcionarios del INTA y otras agencias estatales estuvieron presentes en la clausura. Hasta había funcionarios del ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires que recibieron silbidos pero se la bancaron. De todos modos lo importante es que tanto trabajo resultó en un documento único con propuestas que el próximo gobierno no podrá no tener en cuenta.

“Con Estado o sin Estado hay que empezar a armar una estrategia de regreso al campo"

“Para nosotros fue altamente positivo y lo que más nos enorgullece es que fue armado desde las bases con presencia real de campesinos y campesinas. Estabamos absolutamente todos (las organizaciones) y ya estamos pensando en actividades y propuestas” le dijo a Infonews uno de los referentes de la UTT, Agustín Suárez.

Si el universo de los campesinos presenta innumerables variables y asuntos que van desde el modelo productivo, la comercialización, semillas, trabajo rural, el rol del Estado, mercado interno, agua, perspectiva de género en el campo, etc etc, el famoso tema de la tierra, que en el listado a debatir apareció como “territorio y hábitat”, a la hora de los discursos recibió el nombre que tiene: “reforma agraria”. Un tema que asusta a los chicos, a los que son tontos e ignorantes y que no saben, por ejemplo, que la reforma agraria figura en la Doctrina Social de la Iglesia. En realidad los campesinos que hablan de esto todo el tiempo y desde siempre, ahora dicen “reforma agraria popular e integral” y también dicen, a viva voz, “¡vuelvan al campo!” “¡huyan de las ciudades!”.

foto: Pepe Mateos
foto: Pepe Mateos

Durante el panel de cierre, del que participó el ex titular de la Secretaría de Agricultura Familiar y secretario General del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, el referente del Movimiento Campesino de Santiago del Estero-Vía Campesina (la internacional de los campesinos organizados en el mundo), Angel Strappazzón, enfático y docente pidió a los asistentes “reiventar” sentidos y mostrar cuán feliz se puede ser viviendo en el campo. Y mencionó como al pasar las luchas cuerpo a cuerpo que llevaron y llevan adelante los pobladores contra los desalojos en sus territorios.

“Con Estado o sin Estado hay que empezar a armar una estrategia de regreso al campo. Alguna vez se dijo que era un lugar triste, de ignorancia, pobreza y miseria pero nosotros, junto con las compañeras de Santiago del Estero a las que durante 30 años ví parando topadoras y echando paramilitares con una sonrisa, alegría y fuerza, cambiamos esa mala idea. Creo que nos tenemos que agradecer entre nosotros porque estamos mostrando que el campo empieza a ser un lugar de felicidad y plenitud pese a todo lo que falta. Hay que decirle a la gente que se pueden venir por amor, por enamoramiento y también por espanto de las ciudades. Que pueden huir al campo de la policía, de ser violadas, acosadas, robadas o de matarse entre ellos. Nosotros vamos a buscar lugares para los que huyan al campo. Hay tres millones de personas que por espanto o huida van a empezar a buscar lugar ¡hay que volver al campo o no va a haber Argentina emancipada!” arengó Strappazzón en medio del grito de alerta de los campesinos y el aplauso de los asistentes.

“El neoliberalismo hizo que nuestros compañeros abandonen el campo”

Por su parte Pérsico elogió el trabajo de las distintas organizaciones presentes que redundó en la organización del Foro, mostró que la Argentina está lejos de “ser un país agropecuario” porque apenas un 8% de la población total vive en el campo y puso como ejemplo a países como Italia, Francia, España y los EEUU que tienen arriba del 25% de sus habitantes viviendo en comunidades rurales.

Atribuyó el proceso a la concentración de la tierra en pocas manos “el neoliberalismo hizo que nuestros compañeros abandonen el campo” y por eso llamó a “hacerle entender a la clase política argentina que no hay salida sin un campesinado fuerte, no hay salida sin una vuelta al campo. Tienen que entender que si quieren resolver los problemas de seguridad en la ciudad hay que construir dignidad en el campo, si quieren resolver el problema del agua en la ciudad hay que poner agua en el campo. No hay otro camino y eso se llama, acá y en la China, reforma agraria. Esa bandera es central para los movimientos campesinos. Otro proceso importante en este momento es la unidad entre las organizaciones de la ciudad y del campo, esa alianza es el camino para influir en el proceso político para lograr la reforma agraria y la vuelta al campo”.

Los discursos fueron de menor a mayor, de abajo hacia arriba y de profundidad variada pero todos ahí hablaron de lo mismo: de vivir en el campo con derechos sobre la tierra que se ocupa y en la que se produce como hizo una de las voceras de la UTT, la misionera Miriam Samudio, que destacó que en su provincia “hay un 70% de mujeres campesinas” que necesitan ser dueñas de la tierra que trabajan.

"Todos hablaron de lo mismo: de vivir en el campo con derechos sobre la tierra que se ocupa"

Luchadora, Samudio integra un colectivo que enfrenta a la empresa Arauco desde hace 10 años por más de 500 hectáreas de las que lograron 154 en las que ahora pueden cultivar mandioca, zapallos, maíz. Una especie de isla agroecológica en medio de los pinos que la poderosa empresa forestal tiene en Puerto Piray.

Para Nahuel Levaggi coordinador nacional de la UTT el resultado del encuentro significa “dejar de resistir para dar un paso de avance, no sólo de nuestro sector, sino en la discusión del país, qué modelo agropecuario queremos, qué modelo productivo, qué matriz productiva y de tenencia de la tierra". Apenas eso.

Claramente los campesinos se constituyen como un actor ineludible de estos tiempos que deben ser consultados porque ofrecerían no pocas respuestas a muchos problemas de los argentinos. Ojalá los políticos puedan advertirlo. No es tan difícil.

Noticias de “Unión de Trabajadores de la Tierra”
Seguinos