Sociedad

Susana Tambutti: "Performance es un término en reconfiguración continúa"

La directora académica de Bienal Performance (BP.19) brindó una entrevista donde no faltaron temas como la lucha por mejores condiciones laborales para los artístas.

Susana Tambutt, Foto de Martin Herr
Susana Tambutt, Foto de Martin Herr

Hasta fin de mes, la BP.19 ofrece un gran programa con figuras internacionales como el director italiano Romeo Castellucci y la dupla de pioneros coreanos del web-art Young-hae Chang Heavy Industries.Se destacan lostrabajos de los argentinos Lucrecia Martel  y Julián d´Angiolillo. Esta tercera edición de la Bienal de Performance se organiza en Buenos Aires, Córdoba y Vicente López (ver programa en http://bienalbp.org/bp19/).INFOnews entrevistó a la destacada coreógrafa, docente e investigadora Susana Tambutti, directora Académica de la BP.19.

INFONEWS: ¿Cuáles son los marcos de producción artística en el marco de la crisis recesiva del país?

Susana Tambutti: En las condiciones predominantes, al menos en el ámbito de la danza que es el que conozco a fondo (quizás puede extenderse esta apreciación a otros ámbitos artísticos), ningún artista, investigador o docente, puede pensar en algún tipo de estabilidad laboral ni dedicarse a una sola actividad.

Esta situación no difiere demasiado de otros períodos, aunque la crisis que estamos atravesando hoy sea diferente de las anteriores y forme parte de una crisis de mayor magnitud y profundidad estructural del mundo capitalista. Particularmente en nuestro medio, produjo un cambio en el incremento significativo de grupos y colectivos artísticos propio de la década pasada. Hoy los artistas oscilan entre intentar no quedar al margen del mercado, acudir al Estado pidiendo algún tipo de subsidio o buscar otro destino en algún país que los reciba y transformarse en migrantes en situación irregular.

 Young-hae Chang Heavy Industries. (prensa BP 19)
Young-hae Chang Heavy Industries. (prensa BP 19)

Los “marcos de producción” deben ajustarse a una despiadada precarización aunque, en nuestro caso, la condición de `precario´ no es nueva sino que siempre fue el estado normal de nuestro trabajo, y si alguna vez hubo una experiencia de protección y seguridad social fue solo a modo de excepción. En resumen, asistimos a un proceso intensificado de algo que, en el campo de la danza, no es nuevo: el de la producción `a pulmón´.

INFONEWS: ¿Cómo impacta en las obras y los proyectos y en la estética?

Susana Tambutti: Por supuesto que los modos de producción actuales, caracterizados por la transitoriedad, la inestabilidad y la lógica de la productividad, impactan en los resultados. A manera de ejemplo, podría nombrar la implementación de nuevas formas de auto-organización del trabajo artístico, el empeño puesto en fomentar formas de colaboración, la creación de alianzas temporales, formas de trabajo sostenidas por la idea de “proyecto”, término que empezó a tener un protagonismo muy particular. La factura del proyecto ya es una forma estética en sí misma, tal como lo expone Boris Groys.

Bojana Kunst hace una descripción interesante de la producción por `proyectos´ destacando su relación con la temporalidad: “un proyecto tiene que estar orientado hacia el futuro, tiene que entregar en el futuro lo que ya se ha imaginado como propuesta en un comienzo” y es esa temporalidad proyectual una de las razones por las que el trabajo artístico puede analizarse en estrecha relación con los procesos de producción capitalistas, esa aceleración del trabajo imaginativo influye en la práctica artística ya que esa conexión entre proyecto y futuro no permite cambios, es más, parafraseando a Kunst “está conectada al acatamiento de los valores futuros en el mercado artístico”. El futuro debería estar previsto en el propio proyecto.

INFONEWS: ¿Se trabajará sobre las corporeidades diferentes en la Bienal?

Susana Tambutti: Justamente uno de los seminarios se llama Cuerpo y dimensión política, en donde la noción de corporalidad constituye un aspecto central. Dictado por Victoria Pérez Royo y Victoria Fortuna, el eje es el tratamiento de Corporalidades disidentes.

Transcribo la desripción de las docentes a cargo: “Los cuerpos continuamente están viajando fuera de sí para probar ser otros, para encarnar otras experiencias, para huir de sí mismos o para ampliar su potencia uniéndose a otros en un cuerpo común. A veces […] consiguen viajar mucho más allá de su alcance estrictamente físico y, vía memoria o vía medios, son capaces de alcanzar cuerpos lejos en el espacio o en el tiempo.

Se trata de estudiar estrategias de todo tipo (visuales, icónicas, rítmicas, motoras, gestuales, entre otras muchas) para la fabricación de un cuerpo común, que se despliegan tanto dentro y fuera de las artes, tanto en la escena, como en el estudio, o en la calle. Para ello, en esta sección del seminario, articularemos y estudiaremos conceptos de teoría política, sociología, antropología y teoría del arte y analizaremos diversas prácticas escénicas contemporáneas especialmente relevantes para una investigación de los modos de fabricar y promover corporalidades disidentes.”

INFONEWS: Para usted, ¿qué es una performance?

Susana Tambutti: Quizás hoy habría que hablar de “aspectos performativos” presentes en las prácticas artísticas contemporáneas. Es innegable que existe un cambio conceptual si se compara lo que hoy llamamos `performance´ con lo que fue denominado como `performance´ por aquella neovanguardia edificada sobre la crítica a las instituciones y contraria a la mercantilización del objeto artístico.

Martel en Bienal de Performanc, Prensa BP19
Martel en Bienal de Performanc, Prensa BP19

Incluso la noción de performance, tal como ha sido utilizada por los textos feministas y queer de principios de los años noventa, presenta múltiples y complejas interpretaciones. Muchas veces en la respuesta ante esta pregunta se utilizó el término `indefinición´, pero una vez que este concepto ha entrado en los estudios académicos (basta nombrar la notoriedad que alcanzaron los performance studies, la inclusión del término en la década del 70 en lo que se llamó `giro performativo´, por ejemplo), cuando ya forma parte de eventos institucionales encargados de su comercialización y difusión, cuando es hoy una práctica incorporada a discursos culturales y a los procesos de socialización y de interiorización de normas, sostener el término `indefinición´ como parte de su naturaleza resulta, por lo menos, insuficiente.

Lamento no dar una respuesta ontológicamente contundente pero la dificultad está en todas las transiciones que el término ha recorrido y en la reconfiguración continua de sus componentes básicos. Quizás podría apropiarme y sacar de contexto una frase de Beatriz Paul Preciado, y decir que las prácticas artísticas a las que llamamos performance están “hechas de silencios, de contornos que no constituyen figura y de trazos que se superponen sin crear paisaje”.

INFONEWS:  El público busca más una diva de la performance como Abramovic o Anderson o prefiere lo grupal?


Susana Tambutti: El término `público´ es muy amplio. En las prácticas artísticas contemporáneas, la figura del `público´ supone una gran complejidad, no creo que pueda agruparse en algo así como un universal y pensar un criterio uniforme que defina un cuerpo colectivo. Hay `públicos´, de diferentes edades, condición social, nivel de conocimiento, género, no existe un concepto unificado aplicable a todos los espectadores.

Quizás sea más interesante pensar si en el campo del performance art no se ha establecido un star system, basado en mitos vivientes, como puede ser el caso Abramovic, o bien, pensar cuales serían hoy los fundamentos de un sistema de estrellato que aparecen en el ámbito de la performance, diferente de aquel basado en la imagen física, personal y carisma de la estrella hollywoodense.

Romeo Castellucci , Prensa BP 19
Romeo Castellucci , Prensa BP 19

Para mi quizás la pregunta debería pensarse en otros términos: ¿Quiénes son las personas (públicos) que asisten a bienales, festivales, encuentros relacionados con el ámbito de la performance? ¿Cuál es hoy el régimen de visibilidad, circulación en el que se desarrolla lo que estamos llamando performance?

INFONEWS: A veces se insiste que la performance indaga, que reflexiona ¿hay menos momentos para divertirse?


Susana Tambutti: Depende de lo que entendamos por `diversión´. Si fuera lo opuesto al descalificado `aburrimiento´, habría que revisar que sucede con este último; sobre todo en su relación no solo con la performance sino con la esfera del arte contemporáneo. Pablo Gianera en su muy interesante artículo: “El aburrimeinto: un arte en extinción” afirmaba: “el aburrimiento, se revela como un estado de disponibilidad: mientras dura la espera (esperamos, paradójicamente, que suceda algo que deje de aburrirnos), nos enfrentamos con el vacío, nos hundimos en él o lo llenamos de imaginación"..

El vacío deja abierta la posibilidad de que aparezca un pensamiento nuevo, diferente. Hoy, en la compulsiva necesidad de distracción y la abundancia de medios para saciarla, en la afirmación del “deber de gozar”, como afirma Zizek, se evidencia el encuentro del individuo con su propio vacío interior.

INFONEWS:  Aquellas performances de los años 60, en Argentina, a las actuales ¿hay más arte y política, o menos?


Susana Tambutti: Hay que recordar que la performance surgió como una respuesta a la mercantilización del objeto artístico, como crítica a los modos de producción y recepción de lo artístico.

No sé si actualmente puede seguir sosteniéndose sobre esas bases. En otro orden de cosas, los procesos sucedidos en los años 60, más precisamente a partir de 1968 y hasta comienzos de los 80 se caracterizaron porque, de una u otra manera, acompañaron las luchas populares.

Desde las propuestas innovadoras del Instituto Di Tella, hasta la radicalización de grupos como “Tucumán Arde” los artistas y los intelectuales tenían un papel político importante que desempeñar. Hoy, es otro el contexto. Aquél fue un momento en que se pusieron en jaque muchos de los postulados de las artes en su totalidad.

Pero ya en la década del 70 el escenario había cambiado. Es imposible colocar un “politicómetro” y medir la política “por cantidad”. Creo que la pregunta exige un desarrollo del contexto actual, muy diferente de aquél de los años 60.

Julián d`Angiolillo, prensa Bienal de Performance
Julián d`Angiolillo, prensa Bienal de Performance

INFONEWS: Y al momento de los debates ¿qué temas son imprescindibles?


Susana Tambutti: Quizás imaginar, reflexionar acerca de cuáles son las instancias viables para las artes performativas, cada una con su particular historia y especificidad, para enfrentar la instrumentalización política y económica que las condiciona.

Otro tema podría ser el examen de las condiciones del trabajo artístico en países como el nuestro, subordinados a un conjunto de reglas de juego establecidas por las frecuentes y serias turbulencias políticas y económicas.

Finalmente, plantearse cuáles serían los caminos a seguir para pensar cómo encarar la resistencia y la lucha por mejores condiciones laborales en términos colectivos y no necesariamente alternativos.

 

Noticias de “Entrevista”
Seguinos