El regreso tan temido: vuelven las fotomultas a la General Paz
El regreso tan temido: vuelven las fotomultas a la General Paz

Tras dos años de inactividad, vuelven a la peligrosa avenida General Paz los controles por fotomultas. Las mismas se ejecutarán a través de tres cámaras ubicadas en sentido hacia el Río de la Plata y otras tres instaladas en sentido al Riachuelo.

El tránsito en esa arteria es de los más peligrosos de la Argentina. Durante 2018, de los 147 muertos que hubo en la Ciudad por accidentes de tránsito, 16 se produjeron allí, en la frontera que divide la Ciudad de Buenos Aires del territorio bonaerense.

Las fotomultas comenzaron a aplicarse en 2011, situación que finalizó en 2017 y ahora vuelve por decisión de la Secretaría de Tránsito y Transporte de la Ciudad, que las pondrá en funcionamiento otra vez dentro de más o menos un mes.

Las obras de ampliación de la General Paz incluyeron la construcción de un cuarto carril en la calzada central y el recambio de los puentes 25 de Mayo, Beiró, Lopez de Vega y otros, que ya no tienen estructuras de hormigón sino de metal.

En una primera etapa, según iniformó el gobierno porteño, serán seis los radares fijos colocados en los cruces de General Paz con Balbín (serán dos, uno por cada sentido de circulación), Mosconi, Tapalqué (ambos en la mano al Riachuelo), Santo Tomé y Corrales (en la mano al Río de la Plata). En estas zonas, la General Paz tiene una máxima de 80 km/h, mientras que en el sector entre Panamericana y Libertador son 100 km/h.

En cuanto a valores, las multas varían según en cuánto se haya superado la máxima: si se viola el tope en hasta 40 km/h la sanción es de 150 Unidades Fijas, lo que a valores actuales son 3.210 pesos.

En tanto, si el exceso es de 40 km/h a 140 km/h, la multa es de 250 UF, o sea $5.350. La sanción se duplica si el infractor es un vehículo de transporte público.

Asimismo, si se circula a más de 140 km/h, la sanción puede ir desde $8.560 (400 UF) hasta los $85.600 (4.000 UF).