Larreta y el PRO habilitan que las marcas sponsoreen lo público
Larreta y el PRO habilitan que las marcas sponsoreen lo público

La Legislatura porteña aprobó este jueves en sesión ordinaria un proyecto de ley persentado con premura por el oficialismo para la creación de un sistema de patrocinio o sponsoreo de sectores privados en eventos organizados por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de carácter cultural y recreativo, así como en instalaciones del Estado como polideportivos y en campañas de comunicación y concientización.

El proyecto fue aprobado con 31 votos afirmativos y 24 en contra.

El proyecto de ley fue impulsado por el diputado de Vamos Juntos Diego García Vilas y contempla un denominado “Régimen de Patrocinio la Ciudad" que permita “la participación de personas humanas o jurídicas de carácter privado en el sector público”.

El sponsoreo podrá ser “un aporte económico de carácter no tributario” realizado por “personas humanas o jurídicas de carácter privado en contraprestación a la difusión del nombre, denominación, marca, imagen, productos o servicios del patrocinador”, según la iniciativa.

Al respecto, la diputada del FIT, Laura Marrone insistió en que “no queremos que Monsanto patrocine nuestra carrera de Biología ni que Calcaterra ponga su publicidad en las obras de la Ciudad”. Es que antes de la aprobaciòn de la norma del patrocinio donde a cualquier actividad podrá generarse por la contribución en dinero o la provisión de bienes y/o servicios, la oposiciòn planteò sus argumentos.

A cambio del aporte de las empresas, el Gobierno porteño difundirá el nombre, denominación, marca, imagen, productos y/o servicios del Patrocinador en el activo patrocinado; la comunicación de la acción de Patrocinio en las campañas publicitarias de los patrocinadores.

ARGUMENTOS OPOSITORES 

La oposiciòn hizo planteos pero la mayoria de los votos del Pro y sus aliados impidiò hacer cambios, así el kirchenrista Javier Andrade (UC) advirtió que “todo esto del patrocinio surge en la época de Margaret Tatcher y encima lo quieren aplicar en una época de ajuste en materia de educación y salud”.

El legislador Gabriel Solano (PO) consideró que “este proyecto es el peor de todos, no tiene ningún tipo de límites, le vamos a regalar a las empresas privadas el carácter ideológico de las actividades culturales de la Ciudad”.

El legislador de Mejor Ciudad Marcelo Depierro advirtió que “acá no hay ni siquiera una evaluación presupuestaria de cómo va a impactar" y agregó: "no podemos copiar ideas de otros países de manera descoordinada y terminamos teniendo una ciudad invivible”.

Sobre esa misma línea, Sergio Abrevaya (GEN) denunció que “esta ley contiene al patrocinio de los bienes, ¿cuánto vale la publicidad en el Obelisco? El que hace publicidad con el Estado es porque le conviene”.

Además, el socialista Roy Cortina (PS) añadió que “estamos convencidos de que es un retroceso importante en el manejo público de la Ciudad” e insistió en que “hay que priorizar los intereses de la sociedad”.

El radical Marcelo Guouman (Ev) sentenció que “así como está redactada, la ley le otorga poder de discreción al funcionario y al empresario”.