Economía

Internet ofrece la solución definitiva para solicitar préstamos si figuras en ASNEF

No importa si tienes problemas por impagos, ahora la red ofrece productos económicos compatibles con cada situación. 

Pueden darse situaciones de todo tipo. Es posible que pases por un mes complicado, que tu empresa tarde en realizar el pago que te debe o que aparezcan gastos de última hora con los que no contabas y que tienes que liquidar de inmediato. El dinero se va tal y como viene, y eso a veces puede provocar que haya algo que se quede sin pagar.

El problema es que, en el caso de deber dinero a una compañía por un servicio o producto, esta puede hacer que acabes figurando en un listado de morosidad, en el más que temido listado de ASNEF. Un registro en el que figuran todas esas personas marcadas como morosas y que, entre otras cosas, puede impedir que recibas un préstamo o un crédito por parte de tu banco.

Esto, automáticamente, provoca una situación bastante complicada al consumidor, ya que se encuentra sin la opción de solicitar esas inyecciones económicas que cualquier otro sí puede pedir. No obstante, el sector económico ha evolucionado muchísimo en los últimos años, ofreciendo nuevas soluciones que son aptas para todo el mundo.

Y una de esas soluciones son los creditos con asnef. Unos préstamos que se pueden solicitar tanto a través de Internet, como por teléfono o acudiendo a la oficina de la entidad que los confiera, para recibir el dinero que haga falta a la hora de afrontar un gasto inesperado o de querer hacer una inversión contundente. No importa a lo que se vaya a destinar, ya que se concede sin problemas.

Además, siguiendo las nuevas normas que internet ha instaurado en cuanto a usabilidad, procedimientos y plazos, también es posible pedir esta clase de créditos recurriendo a plataformas online. Un método que ofrece más ventajas todavía gracias a las comodidades que implica y a las pocas esperas que hay en él.

Pero, ¿cómo se pide un crédito online con asnef?

 

No importa que lo que busques sean créditos rápidos, minicréditos con asnef, o préstamos en línea también figurando en este listado. El procedimiento, en líneas generales, suele ser siempre el mismo. Y es que, si algo caracteriza a todo lo relacionado con la solicitud de un préstamo en línea, es que se lleva siempre a cabo a través de una plataforma fácil de utilizar y con el menor tiempo de espera posible.

En primer lugar, tienes que localizar aquellas entidades financieras que los ofrezcan. Gracias a la democratización que ha tenido lugar en este campo durante los últimos años, no es una tarea difícil, ya que puedes tardar muy poco en encontrarlas. Cada vez son más las empresas que piensan en el consumidor ofreciendo esta compatibilidad con los listados de ASNEF.

Una vez en su interior, y tras haber elegido la que consideres más adecuada, tan solo tienes que marcar un importe a recibir y un plazo de devolución, teniendo en cuenta también el porcentaje de interés que pueda haber a la hora de ajustar estos parámetros. Los préstamos online, al igual que los tradicionales, siempre están acompañados de gastos extra, lo que implica tener que pagar más que el dinero que solicitas.

La gran diferencia a la hora de solicitar un crédito con ASNEF es que, además de tener que aportar datos personales y bancarios, tienes que añadir un documento que asegure que recibes ingresos de forma recurrente. Basta con aportar una nómina, ya que eso confirma que puedes disponer de liquidez suficiente para saldar tu deuda con la financiera que te ofrezca el dinero.

Hecho eso, y confirmada toda la información aportada a través de los formularios y documentos adjuntos, el resto es tan sencillo como esperar. En cuestión de minutos puedes recibir una respuesta por parte del banco o la compañía a la que pidas el dinero y, si es afirmativa, disponer del dinero en cuestión de segundos. No hace falta nada más, y podrás disfrutar del préstamo, aunque recordando responder en los plazos acordados.

Aún así, muchas de estas entidades son bastante flexibles, y permiten a los clientes solicitar prórrogas en caso de no poder llegar a las fechas indicadas para pagar los importes que correspondan. Es algo que depende de la compañía, y que puede estar sujeto, o no, a un recargo.

A tenor de lo explicado, es fácil afirmar que, efectivamente, pedir un préstamo con asnef es bastante sencillo. De hecho, el procedimiento es casi igual que el de solicitar un préstamo online o uno normal, añadiendo esa documentación extra para que la entidad que ofrece el crédito tenga mayor seguridad. Es fácil, es rápido y, además, muy efectivo. En definitiva, es algo pensado para el usuario actual, para aquel que busca respuestas y soluciones rápidas.
 

Noticias de “España”
Seguinos