"Alternativa Federal es un capítulo cerrado", disparó el exministro de Economía de Néstor Kirchner y actual precandidato presidencial Roberto Lavagna, en la que fue una jornada con una definición fuerte en la interna del PJ: Sergio Massa por el momento cerró la puerta del kirchnerismo (la última palabra la dará 30 de mayo en el Congreso del Frente Renovador) y todo indica que será precandidato por el espacio en el que, quizá, también compita el salteño Juan Manuel Urtubey.

Lavagna cerró la puerta del peronismo "alternativo" tras una reunión con Juan Schiaretti en la que el economista reafirmó su intención de ser candidato sin interna y que todos se encolumnen detrás de él. Por el momento no parece funcionarle la estrategia. 

La próxima ficha del ministro está puesta en la Convención Nacional de la UCR, que se realizará el próximo sábado y que tendrá que elegir entre al menos tres opciones: encolumnarse otra vez  detrás de la candidatura a la reelección de Mauricio Macri, sentar una propuesta rupturista que se desmarque de Macri pero proponga a su vez a María Eugenia Vidal como postulante de Cambiemos, o bien la que sostienen dirigentes como Ricardo Alfonsín o Freddy Storani, que es dar el portazo y proponer candidatos propios para las PASO. 

En medio de ese berenjenal es donde podría colarse la candidatura de Lavagna, que en el fondo espera que el radicalismo haga lo mismo que en 2007, cuando ante la falta de candidatos propios lo llevó como postulante a la presidencia.

En este marco de horfandad partidaria, quien, para resumir, ya fue ministro kirchnerista y presidenciable radical, tiene además otra hipótesis de pelea electoral: ir a competir en las PASO con María Eugenia Vidal. Suena descabellado pero este mismo martes, luego de decirle adiós a Schiaretti, respondió que no descarta esa posibilidad.