Theresa May (video: The Guardian)

Acorralada por el fracaso del Brexit, que le deparó numerosas grietas en la relación con el pueblo inglés y su partido, renunció la primera ministra británica Theresa May, con un discurso atravesado por el dolor.

La renuncia formal ocurrirá el 7 de junio próximo, cuando comenzará el proceso para elegir a su sucesor o sucesora como jefa del Partido Conservador y jefa del Gobierno el Reino Unido.

La dirigente hizo el anuncio ante la residencia oficial en Londres y luego de una reunión con el presidente de su banca parlamentria, Graham Brady.

"En 2016, le dimos al pueblo británico la opción de elegir. Contra todas las predicciones, el pueblo británico votó a favor de abandonar la Unión Europea", afirmó y dijo lamentar el no haber podido completar la salida británica de la Unión Europea.

"Lo intenté tres veces. Creo que fue correcto perseverar incluso cuando las probabilidades en contra del éxito parecían altas. Pero ahora tengo claro que lo mejor para el país es que un nuevo primer ministro lidere ese esfuerzo", agregó y continuó: "Lamentablemente, no he podido hacerlo, así que hoy estoy anunciando que dimitiré como líder del Partido Conservador y Partido de la Unión el viernes 7 de junio, para que se pueda elegir un sucesor. Acordé con el presidente del partido y con el presidente del Comité 1922 que el proceso para elegir a un nuevo líder debe comenzar la próxima semana".

Por último, remarcó que fue la segunda mujer en llegar al cargo de Primer Ministra y auguró que no será la última. Luego se despidió con una referencia a "el país que amo", frase que la hizo quebrarse y no poder continuar con su discurso.

El Reino Unido tiene fijada la retirada de la UE para el próximo 31 de octubre tras solicitar un retraso del día inicialmente establecido del 29 de marzo de 2019.