Mundo

Navegar por las islas de Mallorca e Ibiza: una experiencia inolvidable al alcance de muchos

Mallorca e Ibiza son sinónimos de sol, playas y calas de popularidad mundial. También de naturaleza, cultura, tradición, gastronomía, deportes náuticos, diversión, pueblos con encanto y rincones para disfrutar. 

Mallorca e Ibiza son dos islas situadas en pleno Mar Mediterráneo y son un espacio de contrastes y paisajes. Hay pocas disculpas para no visitar estas maravillosas islas. Si te decides a visitar una de estas dos islas prepárate para vivir una de tus experiencias más completas.

Mallorca es la isla más grande del archipiélago balear. Esta perla del Mediterráneo desborda alegría gracias a sus atrayentes playas, montañas y a sus seductores pueblos.

Para quienes quieran gozar de excursiones o realizar rutas en bicicleta, ahí están los picachos y acantilados de piedra caliza de la sierra de Tramontana en la costa oeste. Para otros visitantes, tan solo observar la bonita estampa de las flores de almendro que cubren los campos en primavera o el color dorado de los viñedos en otoño. Mallorca no deja de seducir se vaya por donde se vaya. Las carreteras de la costa están llenas de vistas tan seductoras que es imposible no detenerse a contemplarlas.

Las playas han predominado sobre los pueblos de interior con su cultura. Pero, gracias a la gente nativa, esto está cambiando: se están renovando viejas mansiones y fincas abandonadas durante muchos años para convertirlas en refinadas casas rurales. Los pueblos en verano están llenos de fiestas que ofrecen una genuina visión de la vida insular.

Sin duda, Mallorca es el número uno de los lugares de vacaciones de Europa, y esto es, sobre todo, por su bonita costa. Siempre estarán presentes los centros turísticos, pero las calas que rodean la isla como perlas de aderezos recuerdan que las playas nunca han perdido su embrujo.

Ibiza, a pesar de sus reducidas medidas de 45 por 25 kilómetros, tiene mucho que ofrecer a sus invitados. Es una isla llena de contrastes, multicultural e internacional, y muy ligada a sus raíces rurales. Con una costa llena de aguas turquesas y escabrosos acantilados, con hermosos parques naturales, tranquilos pueblos tradicionales con recuerdos de un sentimiento hippie, círculos selectos, deliciosos platos típicos, las puestas de sol más bellas del Mediterráneo y, sobre todo, noches de fiesta perennes.

No hay duda que su intensa vida nocturna, es un referente a nivel mundial, con sus discotecas y clubs que son visitados por turistas de todas las partes del mundo. Pero Ibiza tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes, como pueden ser sus bellas calas y playas de arena fina y aguas cristalinas, para quien prefiere la tranquilidad y el contacto con la naturaleza.

Pero hay otra forma de disfrutar de estas maravillosas islas, por ejemplo alquilar un barco en Mallorca para poder visitar las calas más vírgenes e inaccesibles que bordean la isla. El alquiler de yates en Ibiza también permitirá gozar de toda su costa, de sus aguas turquesas y sus acantilados.

Cuando se acercan los días de sol, lo más usual es el alquiler de una casa, piso o reservar un hotel para recrearse con la familia o con los amigos. Pero hay otras opciones: a pesar de que mucha gente todavía cree que alquilar un yate o un barco es algo inalcanzable, nunca ha sido tan fácil el disfrutar de las vacaciones navegando.

Navegar va a permitir pasar por lugares inaccesibles, disfrutar de las auténticas calas y de las playas más íntimas. Tú decides donde echar el ancla, frente a la puesta de sol o apostarse al lado de una bahía romántica. O, por el contrario, si has alquilado el barco para una fiesta o una celebración quizás te apetezca alejarte para que el ruido no moleste a nadie.

No hay que preocuparse si se tiene o no experiencia navegando, si se tiene licencia de navegación o se carece de ella. El barco lo podemos alquilar con o sin capitán. Está claro que si no tenemos ningún tipo de experiencia solo se podrá alquilar con capitán profesional, el cual se encargará del manejo y responsabilidad de la embarcación.

Un barco es, al mismo tiempo, un medio de transporte y una casa flotante, como estar en un hotel pero cambiado de lugar continuamente. Dormir en un barco es una experiencia en sí misma y esto solo dependerá del navío que se alquile, que puede ser más espacioso, lujoso, moderno o tradicional.

Alquilar un barco en Mallorca o en Ibiza no es tan complicado y es una idea original para romper la monotonía de las vacaciones.

Noticias de “Viajes”
Seguinos