Aborto Legal: segundo round
Aborto Legal: segundo round
Repetimos como un mantra para no olvidar que alguna vez fue diferente: “Matrimonio igualitario, ley de identidad de género, jubilación para amas de casa”, entre otras conquistas que ganamos con decisión política, cuerpos en las calles y trabajo, mucho trabajo de las compañeras que se sientan todos los días a diseñar un país mejor a contramano de un gobierno que hambrea, y quita derechos como el que padecemos hace casi cuatro años. 
 
Este 28 de mayo se presenta nuevamente el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y es la fecha elegida porque es el Día de Acción por la Salud de la Mujer, día instituido con el propósito de reafirmar el derecho a la salud como un derecho humano de las mujeres al que deben acceder sin restricciones o exclusiones de ningún tipo y a través de todo su ciclo de vida.
 
¿Es importante la presentación del proyecto de ley? Por supuesto, es una de las luchas más legítimas, transversales y completas que estamos dando hoy.  Es una ley que habla sobre la autonomía de los cuerpos feminizados, más que elocuente en términos simbólicos. Ahora bien, no podemos dejar de remarcar que hoy tenemos un Estado que no tiene siquiera un Ministerio de Salud. Esto nos exige una vuelta de tuerca. 
 
La desprotección que genera un Estado que en este gobierno está concebido sólo como método de control y disciplinamiento y que, lejos de achicar la brecha, la profundiza con violencia, amerita que sea el feminismo aquel sujeto político de la nueva era que pueda y sepa responder a la altura de la circunstancias con humanidad. 
 
Creo fervientemente que somos aquel sujeto político, “el hombre nuevo” llamaba el Che Guevara, hoy “la mujer” y en lo posible trans, que viene a demostrar con ejemplo de militancia sensible, de relectura de privilegios, de lugares que decidimos ocupar y/o corrernos. Pero no solo los lugares que ocupamos y que debemos ocupar, como las listas electorales sino también como pensamos las militancias y las luchas. 
 
Pero la revolución de las hijas, como atinadamente la nombró Luciana Peker, ya comenzó hace tiempo. Esas jóvenes de 12 o 15 años que con absoluta convicción destruyeron tabúes y se volcaron a la calle como una herramienta totalmente adquirida. Esa herramienta, que es la lucha hermanada a sabiendas de la potencia de lo colectivo, es la que se pone en juego una vez más este 28 de mayo. Por eso será imprescindible que el feminismo pueda aportar y apostar a posicionarse como sujeto político en esta lucha y también en la madre de todas las luchas: sacar a Macri, lo que sin dudas nos abrirá un camino con más libertades, más justicia social y más igualdad.
 
Andrea Conde es legisladora porteña y Presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud.