Por la crisis, 1.500 empleados serán suspendidos de la planta de General Motors de Alvear, Santa Fe, a partir de mediados de junio hasta la misma fecha de julio. La información fue confirmada por el secretario general de la delegación Rosario de Smata, Marcelo Barros, y ocurre luego del acuerdo con las automotrices que anunció el presidente Mauricio Macri.

El argumento para las cesantías es que se suspenderá su producción durante el mismo lapso por la fuerte caída en las ventas, sobre todo al mercado de Brasil, que representa el 70% de la demanda de esa planta.

Desde su cuenta de Twitter, Macri había anunciado: "Trabajamos con la Asociación de Fabricantes de Automotores para promover durante junio la venta de autos 0KM”. También aseguró que “las terminales automotrices también se comprometen a no aumentar los precios de los vehículos adheridos mientras rijan estos beneficios”. También indicó: “Redujimos los aranceles de importaciones a más de 200 autopartes que no se producen acá, mejorando los costos locales de producción".

Durante ese período, los trabajadores recibirán el 70% de su salario, al que hay que descontarle los días de vacaciones, que se pagan al 100%.

Además, durante ese lapso, parte del personal hará tareas de mantenimiento de la línea en previsión de la implementación del nuevo modelo que GM comenzará a producir en Alvear a fines de 2020.