Un argentino en Praga entre el viaje iniciático y la ciencia ficción
Un argentino en Praga entre el viaje iniciático y la ciencia ficción

Juan Pablo Bertazza -licenciado en letras (UBA) y colaborador de los diarios La Nación y Página 12- debuta en el género de novela con Síndrome de Praga, luego de haber publicado los libros de poesías Los que no hablan (2010), En base doble (2013), La Revolución tranquila (2015), La Revolución de Terciopelo (2017 traducido al checo) y el ensayo La furtiva dinamita (2014).

En 2013 fue invitado al Festival Internacional de la Poesía en Trois Rivieres Canadá y en 2017 ganó la beca Praga Ciudad de la Literatura para escribir en la capital checa esta prometedora novela.

“La muerte es la última disposición divina por la cual la gente aún siente un poco de respeto” nos interpela en la primera página con una cita a Karel Capek.

Con pluma audaz, Bertazza recorre la ciudad de Praga al igual que Rodrigo/Jerónimo, el protagonista de la novela, para conocer los detalles de la vida de los guías turísticos, como así también cada uno de los espacios en los cuales Rodrigo tendrá que desplegar sus tours.

Cuando llega a Praga un lunes de 3 Julio, Rodrigo encuentra una ciudad hostil mientras busca un hotel ubicado en la calle Sokolská 1008, cuya dirección marca su vida.

Síndrome Praga podría ser considerada una novela con algunos toques de ciencia ficción que deriva en policial metafísico, esotérico, y cierra con un final imprevisto.

Rodrigo (o Jerónimo, tal  como lo bautizan en una de las reuniones laborales) llega a Praga tratando de liberarse de la telaraña de su pasado en Buenos Aires que, en cierta forma, lo persigue hasta el viejo continente. Invitado por Iván, un español director de la empresa de turismo que le ofrece trabajo, debe lidiar con el silencio de su empleador que brilla por su ausencia en más de una cita, llevándolo a pensar incluso en la posibilidad de buscar, por sus propios medios, otro trabajo en una ciudad que no conoce y en la que no tiene ningún conocido. Hasta que un día, finalmente, aparece, le responde y, entonces, comienza una nueva vida en Praga, marcada por las hostilidades de su compañero de trabajo Roa, quien no duda en humillarlo durante su debut como guía de turismo, la ayuda de un colega egipcio y la atracción que empieza a sentir por Katka, la checa de la cual se enamora.

Ahí donde otras lecturas hablan del típico chanta argentino, puede verse también a alguien que mientras trata de acomodarse como puede a una nueva realidad, aprovecha su tiempo libre para conocer diferentes ciudades checas, siempre acompañado por Katka, con el doble objetivo de poder estar con ella y, al mismo tiempo, capacitarse también para sus tours.

Sin embargo, a los pocos días de llegado a Praga, las noticias advierten sobre un hecho que empieza a ocurrir entre algunos ciudadanos: una serie de números de cuatro cifras que aparecen en su frente y que Rodrigo ve por primera vez a través de la luz del día en una plaza, lo cual lo impacta de manera muy violenta.

Escrito como un diario de viaje que no solo describe Praga, su historia y sus lugares históricos sino también el itinerario de un argentino que llega a una ciudad que lo sumerge en un mundo distinto con recorridos únicos y noches interminables, Síndrome Praga es una novela que no se puede dejar de leer y una historia de amor entre dos personas cuyo secreto en común les impide estar juntos.

Bertazza Juan Pablo. Síndrome de Praga. 1era edición. Adriana Hidalgo editora, 2019. Buenos Aires, Argentina. 336 páginas.