Pichetto: ¿el fin del derecho laboral, previsional y educativo?
Pichetto: ¿el fin del derecho laboral, previsional y educativo?

Por Mariano Echenique

La tesis que sostengo en mi libro “De la Concordancia a Cambiemos. El sueño de las terceras fuerzas (PDP-UCRA, Frepaso y ARI)” es que estas terceras fuerzas, inicialmente críticas de las dos fuerzas protagónicas (yrigoyenismo y conservadorismo en los años 20, peronismo y radicalismo en los años 90, kirchnerismo y macrismo en los dosmiles), terminaron construyendo coaliciones gubernamentales de derecha (la Concordancia en 1932/43, la Alianza en 1999/2001, Cambiemos en 2015/19).

En este sentido es interesante observar en este 2019 como la tercera fuerza “Alternativa Federal” se ha descompuesto en tres fracciones. La fracción mayoritaria, integrada por una docena de gobernadores, cientos de intendentes y la CGT se ha sumado al ensanche de Unidad Ciudadana llamado Frente de Todos.

El senador Pichetto y otras personas se han sumado a Cambiemos bajo la sigla Juntos por el Cambio. Por último el ex ministro Lavagna, junto al gobernador Urtubey se propone con Consenso Federal la titánica e inútil tarea (en la cual participé activamente
entre 2004/14) de construir una tercera fuerza nini, de la saga del ARI, Coalición Cívica, Acuerdo Cívico y Social, FAP, UNEN y FAUNEN.

Se trataría del séptimo (u octavo si consideramos el efímero Progresistas de 2015) Frente nini, junto al socialismo, el GEN, Humberto Tumini y eventuales radicales disidentes, esta vez sin otros referentes nini (como Pino Solanas, Juan Grabois o Victoria Donda) que lúcidamente dejaron de serlo durante el gobierno de Cambiemos.

El sueño de una tercera fuerza con chances de disputa real se ha desvanecido una vez más y la Argentina optará entre Macri – Pichetto y Fernández – Fernández.

Ahora bien ¿cuáles son las razones por las que una docena de gobernadores, cientos de intendentes, la CGT, Alberto Fernández y el Frente Renovador de Sergio Massa han optado por ensanchar Unidad Ciudadana y sólo Miguel Pichetto ha optado por ensanchar Cambiemos?

La razón, desde mi visión, no radica en la mayor antipatía del senador a Cristina Kirchner o de la menor o pasajera antipatía de Fernández, Massa y Hugo Moyano a la ex presidenta. La razón está en que cuentan con sensores, con termómetros diferentes.

Para Pichetto la centralidad con la que hay que conectarse es la del poder, entendido como superestructura y establishment, ya que es un líder parlamentario que disciplina para quien esté en el poder, sea Menem, Duhalde, Néstor, Cristina o Macri. El senador perdió siempre en el voto popular las tres veces que se postuló a gobernador de Río Negro (2007, 2011 y 2015).

Para los demás la centralidad con la que hay que conectarse es la del voto popular. Los gobernadores, los intendentes, los dirigentes sindicales perciben, por si mismos o por lo que les hacen conocer sus referentes o delegados, el desastre que significaron el ajuste, los tarifazos y la recesión con inflación en los hogares populares, especialmente en el último año, y especialmente en los grandes conurbanos de Buenos Aires, Rosario, La Plata, Mar del Plata, etc.Pichetto hacia abajo se conecta, con suerte, con las demandas de los productores de fruta de Río Negro.

Por ello es lógico que unos hayan decidido ensanchar Unidad Ciudadana y el otro haya decidido ensanchar Cambiemos.
Cambiemos, por su parte, abandonó toda pretensión cool, moderna y progre. Podía haber sumado a una mujer, a un/a joven, a un/a radical… pero no. A un empresario conservador sumó un peronista para quien el problema de la Argentina (según señaló a Alejandro Fantino el 06/03) son los pobres del conurbano bonaerense. Un peronista anti cabecitas negras y anti inmigrantes.

Un peronista que puso al frente de la Universidad Rionegrina a Juan Carlos del Bello, el ex funcionario menemista impulsor del arancelamiento que en 1999 afirmó que: "El sistema de gratuidad excesiva genera un consumo excesivo". Es como si alguien no tuviera que pagar la luz y la dejara encendida toda la noche.

Del otro lado quedamos el panperonismo, que resulta de la suma del peronismo kirchnerista, del kirchnerismo de origen radical, socialista, comunista o independiente, y del peronismo crítico de muchas decisiones del kirchnerismo… que encabeza la fórmula presidencial 

El eje que ordena esta elección no es entonces cuan críticos han sido o son de muchas políticas de Cristina Kirchner sus protagonistas (Pichetto fue ortodoxo entre 2008/15 y Alberto Fernández fue crítico esos años) sino entre los que se proponen no solo seguir transfiriendo ingresos a lo Hood Robin sino también avanzar con las reformas laboral, previsional y educativa, terminando con los derechos laborales, las jubilaciones y las universidades gratuitas como las conocemos y los que queremos un gobierno nacional, popular y democrático capaz de revertir de a poco la triste realidad de gente durmiendo en las calles, despidos, familias que no saben ya de donde ahorrar para vivir, fábricas y comercios que cierran, un tercio de los niños sub alimentados y hasta jóvenes
que migran al exterior como hace 20 años.

Las cartas están echadas entre dos grandes frentes. Como dijo Roque Sáenz Peña en 1912 sepa el pueblo votar.


* Mariano Echenique, es autor del libro “De la Concordancia a Cambiemos. El sueño de las terceras fuerzas”. Homo Sapiens.