foto: Vía País
foto: Vía País

En las elecciones municipales del pasado 9 de junio, el pueblo de Santiago Temple eligió a Marco Ferace, del peronismo cordobés, como el próximo intendente. La voluntad popular logró terminar con el mandato del radical Elvio Mondino que gobierna la localidad cordobesa desde hace 16 años. Infonews dialogó con el Dr. Ferace, médico alergista y encargado de la iglesia evangélica que se define como "cristiano político".

Infonews: ¿Cómo comenzó su carrera política?

Marco Ferace: Vivo en en Santiago Temple desde el 2005, luego de casarme y terminar mi especialidad de medicina en alergias. Siempre me dediqué a la medicina aquí en el pueblo, que tiene tan sólo 3500 habitantes. En todos estos años veníamos enfrentando una gestión sin obras, sin seguridad, sin calles, sin cordones, sin medicamentos, sin obra pública. A pesar de que se recibían los medicamentos durante la época del kirchnerismo, aquí en el dispensario local no se gestionaban.

In: ¿En qué momento comienza tu lanzamiento político?

MF: El desafío comenzó en el 2015 cuando, a partir de la propuesta del peronismo cordobés y luego de medir mi imagen en el pueblo, decido dedicarme a la política. Estos últimos cuatro años trabajé como concejal en el Concejo Deliberante del pueblo. Fue un trabajo muy arduo porque había que enfrentar a un oficialismo que no permitía ni siquiera deliberar, y un contexto a nivel nacional que también jugaba en contra.

In: ¿Cómo se logró el triunfo ante un radicalismo que se perpetuaba en el poder?

MF: Lo primero fue lograr la unidad del peronismo y de toda la oposición. Todos estábamos de acuerdo en lo mismo para Santiago Temple. A partir de ahí logramos una campaña perfecta. Presentamos un proyecto para cada una de las necesidades del pueblo. Proyectos para viviendas, para los adultos mayores, para los niños. Y especialmente nos dedicamos a los jóvenes. Por primera vez hay una juventud militante en el pueblo. Y el resultado quedó demostrado en las urnas.

In: ¿Qué significó pasar de ser el médico del pueblo al candidato a intendente?

MF: Es muy diferente ser el médico del pueblo que ser intendente del pueblo. Es más, hubo una campaña en mi contra, diciendo que si yo era elegido intendente iba a abandonar a todos mis pacientes. Nada que ver. El pueblo tomó consciencia de eso. Y todos mis pacientes, hasta los jubilados mayores, sin siquiera tener la obligación de votar, fueron a manifestarse en las urnas a favor de nuestro proyecto.

In: ¿Cómo se unen en vos los valores cristianos evangélicos y tus convicciones políticas?

MF: Lo primero en mi vida son los valores cristianos. Eso no tiene negociación. Y eso lo voy a trasladar a mi papel como intendente. Eso significa gestionar para Santiago Temple sin doblar mis convicciones bíblicas. Me considero un simple administrador de los recursos económicos para que lleguen a la población en salud, educación, cultura, obra pública y ayuda social. Considerando la política en ese sentido, no veo ningún choque en contra de lo que siento espiritualmente. Yo me considero un cristiano político y no un político cristiano. Es así.

In: Últimamente se ha asociado a los grupos evangélicos con la ultraderecha...

MF: Yo no me catalogo dentro de la derecha o de la izquierda. Nosotros comenzamos como un movimiento social. Tanto en la medicina, como en la iglesia, y en la política hemos sido un movimiento social. Desde el punto de vista económico, planteamos políticas sociales totales y plenas y un Estado presente. Esto significa llevar la ayuda al que más lo necesita. Si vos identificas eso con la izquierda, entonces yo estoy de ese lado. Mi literatura de cabecera siempre fue el libro de John Stott, que habla de un evangelismo social: “La fe cristiana frente a las desafíos contemporáneos”.