El Polo Obrero, Barrios de Pie y varios movimientos sociales se desplazaron desde Avenida de Mayo y 9 de Julio, al Congreso Nacional, y cuando intentaron instalar una olla popular para reclamar respuestas sobre la falta de alimentos en la Capital Federal, uno de los distritos más ricos del país, fueron rodeados por un grueso cordón de la policia de la Ciudad. 

La situación de tensión se vive en inmediaciones del Obelisco. "El hambre no espera", denunció Eduardo Belliboni dirigente del Polo Obrero.

Las organizaciones sociales reclaman la asistencia a merenderos y comedores de la  Ciudad, y el aumento raciones básicas. "La Capital Federal, uno de los distritos más ricos del país, no da respuestas”, insistió el dirigente.

En los comedores de la Ciudad “hay una demanda enorme de alimentos”, mientras que existen “listados de espera que superan las 5 mil personas”, explicó Belliboni.

“Es un distrito que obviamente es muy rico y ha mostrado su poder económico en obras faraónicas y de todo tipo, muchas de ellas endeudándose y dejando al próximo gobierno una enorme hipoteca, hay recursos para resolver el problema elemental de la ciudadanía pobre de la Ciudad, que es muchísima”, destacó.

“En las villas de la capital cada vez vive más gente producto de una política expulsiva de los barrios más caros en Buenos Aires, el alquiler ha subido muchísimo, hay una especulación muy grande que obliga amucha gente que alquila ir a vivir a una pieza en una villa”, explicó.

Finalmente, aseguró que “hay una necesidad enorme de resolver el problema del hambre cotidiano”. En este aspecto indicó que “los datos del INDEC han dado nuevamente cifras alarmantes del crecimiento de pobreza e indigencia y cuando decimos indigencia nos referimos a gente que no puede comer”.