“Todo lo que sea cooperativo y solidario, este gobierno lo niega”
“Todo lo que sea cooperativo y solidario, este gobierno lo niega”
Juan Carlos Junio, Secretario General del Partido Solidario y director del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”, opinó sobre la actual situación que atraviesa la Economía Social y Solidaria.
 
En diálogo con Agencia Ansol expresó que “el sector cooperativo, históricamente, estuvo vinculado al mercado interno, desde el punto de vista económico, y consecuentemente, a los vaivenes del desarrollo social del país, que está vinculado a la economía, al sistema productivo". 
 
"Lo que nosotros vemos es que estos modelos económicos, sociales y culturales, con su modelo monetarista, desprecia el sistema productivo, en gran parte, a las pequeñas y medianas empresas, tanto urbanas como rurales, y eso genera una situación de deterioro económico inevitable, que ya lo vivimos en otras etapas del país", sostuvo. 
 
Agregó que esta situación "está acompañada por un rol del sistema financiero que, en vez de ser un sistema financiero de fomento a la actividad productiva a las PYMES, a las organizaciones del carácter civil, se transforma en un sistema de extracción de riquezas vía tasas de interés confiscatorias. Se agrega el tema de los tarifazos, que es una novedad, porque pocas veces en la historia este tributo formaba parte de un componente tan grave para comercios y para la industria”.
 
“Para nosotros la situación es similar a lo que pasa con la mayoría de la sociedad, no con el mercado. Nosotros no soslayamos la importancia que tienen esas grandes corporaciones económicas, pero lo que importa es cómo está la vida de la sociedad: el aparato productivo, los salarios, las jubilaciones, el nivel de consumo, tenemos un país donde la mitad de los niños pasa hambre. ¿Qué es eso de la euforia de los mercados?", se preguntó. 
 
En este sentido continuó diciendo que "Pichetto, cuando estaba en Alternativa Federal, medía el 1 %. El aumento del dólar está contenido sobre la base de recursos provenientes del FMI, que todos los días se fugan. Eso es pan para hoy y hambre para mañana, porque nos vamos a quedar con el pasivo y sin ningún activo". 
 
"No hay problema con tener una deuda si compras un torno, un telar, o un departamento para vivir. Lo que es malo es endeudarse y que la plata desaparezca y que después la deuda la tengan que pagar la sociedad”, reflexionó.
 
 

Estigmatización del trabajo y la gestión cooperativa 

 
Por otro lado, en lo que tiene que ver con las tensiones que experimentaron durante el último tiempo distintas empresas de la Economía Social y Solidaria, como las cooperativas eléctricas a las que se refirió públicamente y en más de una ocasión el Presidente Macri, Junio dijo: “Todo lo que sea cooperativo, asociativo, solidario este gobierno lo niega. No lo ve como una opción de carácter social, y además cree que es negativa, porque están convencidos que lo que mueve a la sociedad es el capital, la sociedad de capitales, entre 2, 4 o 5 personas, y nunca la cooperativa de 1.000 personas, 10.000, o 1 millón como es el caso del Credicoop; acá hay muchas cooperativas grandes y en el mundo también”.
 
En la misma línea marcó que en la actualidad “el cooperativismo sigue jugando un gran papel. Tiene reconocimiento en la sociedad, y prestigio, en los pueblos, en las ciudades, y también en los poderes representativos. Por ejemplo cuando estuvo el tema del impuesto a los capitales, nosotros apelamos a nuestro viejo reflejo y estrategia que es dirigirnos a la sociedad, no solo a nuestro millón de asociados, sino a la inserción que hay desde cada una de nuestras casas cooperativas con la comunidad, y eso siempre responde. Y responde comprometiéndose en defensa nuestra, porque hay un prestigio del sistema cooperativo mas allá de los matices políticos, ideológicos y culturales”.
 

La cuestión cultural: balance del CCC

 
“Antes de la creación del CCC las cooperativas más relacionadas con el IMFC siempre tuvimos un componente de cultura. Hace 17 años se funda el centro cultural con la idea de que sufrimos una derrota cultural con las corrientes neoliberales. El triunfo del menemismo es el triunfo de Bernado Neustadt. Eso de ´señora, no importa si el el teléfono se fabrica en la argentina sino que el teléfono anda bien´, por lo tanto cerremos las fábricas e importemos", señaló el dirigente. 
 
"La idea fue conformar en el centro de la ciudad de Buenos Aires un polo de cultura que tenga esa visión crítica del capitalismo. Que defienda los valores solidarios, y que construya un núcleo de jóvenes tanto de las artes como de las ciencias sociales, y que ese núcleo juegue un papel en esta disputa cultural. Fue concebido para llegar al corazón y al cerebro, como decía Floreal Gorini. Esto creo que se logró. Logramos construir un maravilloso colectivo, con una fuerte composición de jóvenes, que abrazo los valores del cooperativismo y la conciencia de que debía aportar desde su especificidad científica y disciplinaria a esa disputa cultural”, finalizó.