Juicio por la muerte de Pérez Volpin: la anestesista apuntó contra en el endoscopista
Juicio por la muerte de Pérez Volpin: la anestesista apuntó contra en el endoscopista

Este lunes dio comienzo en los tribunales porteños el juicio por la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin. Los acusados son el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente, ambos imputados por homicidio culposo.

El juicio por el fallecimiento de la presentadora y también legisladora porteña será conducido por el juez Javier Anzoátegui, y se desarrollará durante las dos semanas de feria judicial.

La acusación en el debate estará a cargo del abogado de la familia de la periodista, Diego Pirota, y la fiscal de juicio, María Luz Castagni. La periodista falleció el 6 de febrero de 2018 mientras le realizaban una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad del barrio porteño de Palermo.

Por el delito homicidio culposo, acusación qu enfrentan ambos imputados, la ley prevé una pena máxima de 5 años de prisión y de hasta 10 de inhabilitación profesional. 

En el inicio del juicio la anestesista Nélida Puente apuntó contra en el endoscopista Diego Bialolinkier, y sostuvo que se percató de que "el tórax y el abdomen" de la periodista estaban "hinchados como un tonel". 

Así lo expresó al ser indagada durante más de dos horas y media durante la primera audiencia del juicio oral y público que se desarrolla en la Sala de los Derechos Humanos, en el Palacio de Justicia. 

"En principio pensé que era una reacción alérgica e indiqué que la pusieran boca arriba, porque estaban haciendo el procedimiento de costado. Ahí me di cuenta de que tenía hinchado el lado izquierdo del labio inferior y el párpado izquierdo", pero que, rápidamente, cuando intentó introducirle un laringoscopio para poder "ventilarla", se había dado cuenta de que "la laringe estaba llena de sangre". 

"Evidentemente era una hemorragia digestiva", señaló. "En un momento del procedimiento la paciente se movió y se le cayó el brazo hacia adelante. Ahí me di cuenta de que la panza estaba dura y grande. Diego, mirá, le dije. Él estaba mirando el duodeno, me decía qué bien se veía y buscaba ver un cálculo. Entonces le insistí: Diego, aspirá, le dije. A los dos nos impresionó, creo que se asustó mucho", dijo.

"Fue todo un flash, rápido. Además de tener el labio y el párpado hinchados, la mandíbula crepitaba", dijo Puente. Agregó que en ese "momento crítico y de hipermergencia" llamaron "tanto a la cardióloga como a los terapistas". 

"Era increíble el aire que tenía y la deformidad anatómica", señaló la anestesista, quien dijo haber intentado "dos veces" realizar la laringoscopía infructuosamente.

Dijo además que con la máscara habría logrado "estabilizar la oxigenación" de la paciente, tras lo cual comenzaron las maniobras de resucitación cardiorrespiratoria por parte de la cardióloga y del propio endoscopista.

"Desde el vamos quise saber qué había pasado. Lo único que traté de hacer fue de salvarle la vida, cosa que lamentablemente no pude", sostuvo.

Más tarde, el endoscopista Diego Bialolenkier, dijo estar "convencido" de su "inocencia" al momento de su declaración. Agregó que "no hay ninguna posibilidad" de que su accionar en el procedimiento "haya causado lo que pasó".

"Estoy convencido de mi inocencia; no hay ninguna posibilidad de que yo haya causado lo que pasó", expresó. Sostuvo además que declararía más en extenso en otro momento del proceso.