La senadora y precandidata a vicepresidenta Cristina Kirchner presentó un escrito ante el juez federal Claudio Bonadio en el cual indica que no se opone a que la causa de las fotocopias del chofer Oscar Centeno vaya a juicio oral y público.

La medida fue presentada por el abogado de la ex presidenta, Carlos Beraldi, a raíz del pedido de consulta que hizo el magistrado para ver si faltaban medidas de prueba.

Sin embargo, cuestionó el modo en que se realizó la investigación y confió en que en el juicio se podrá demostrar la inocencia de Cristina, acusada de liderar una asociación ilícita que cobró sobornos.

"En condiciones normales, la posibilidad de que estas actuaciones pudieran ser elevadas a juicio, en términos jurídicos, resultaría absurda”, dijo la defensa y agregó: “Ello así, pues todo lo actuado es insanablemente nulo, al haberse vulnerado todas y cada una de las garantías previstas en la Constitución Nacional”.

Además, el abogado recordó que "los supuestos cuadernos nunca aparecieron y sólo obra en la causa lo que serían fotocopias de los mismos".

"Decenas de imputados fueron colocados ante la siguiente disyuntiva: o reconocían la comisión de supuestos delitos, vinculando a la ex presidenta con los mismos, o serían privados de su libertad por un lapso indefinido", acusó en el escrito.

Y concluyó: "En otro capítulo de la saga de ensañamientos protagonizados en este proceso se allanaron distintos domicilios de mi representada, se destrozaron paredes y expresamente se incumplieron las directivas del Senado de la Nación sobre la manera en que debían desarrollarse estos procedimientos".