Temor y advertencias de la Unión Industrial por el acuerdo Mercosur-Unión Europea
Temor y advertencias de la Unión Industrial por el acuerdo Mercosur-Unión Europea

Se anunció con bombos y platillos entre chistes del presidente Macri, llantos del canciller Faurie y la exaltación propia de los medios oficialistas. Sin embargo, los industriales argentinos no parecen del todo felices con el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.

Según trascendió, dirigentes de la Unión Industrial Argentina pidieron a funcionarios de primera línea del gobierno nacional que se presente un estudio oficial sobre el posible impacto que tendría en la producción local el acuerdo, sobre el que todavía resta discutir la letra chica, que es la que definirá el verdadero alcance del pacto económico intercontinental.

El principal temor sugrió en las pymes, que podrían enfrentarse a un escenario de marcadas diferencias en la posibilidad de competencia con sus pares europeos, principalmente entre quienes exportan a Brasil.

Si bien la apertura total de las fronteras se efectivizará recién dentro de 15 años, el miedo es que con miras a esas puertas abiertas se trastoque la ya de por si frágil previsibilidad comercial que existe hoy en el bloque sudamericano.

“Hay que tener en cuenta que el 70% de las exportaciones industriales van allá”, explicó el vicepresidente regional de la UIA, Guillermo Moretti, según publicó el diario Ámbito Financiero.

"Uno no se puede negar a ir a venderle a un mercado de 800 millones de personas”, dijo también en relación al acuerdo con la UE.

En el mismo marco, apuntó que a las industrias les "gustaría ver un estudio de impacto que haya hecho la Cancillería sobre el efecto que tendría el acuerdo”. Y agregó que irán a "a dar el debate en el Congreso”, palacio en el que recién a fin de año comenzaría a discutirse el acuerdo, debate que llevaría todo el año 2020 y que estará atado a la renovación legislativa que se activará el 10 de diciembre próximo.

Según un estudio de la consultora Ecolatina (también citada por Ámbito), la actual diferencia positiva comercial que tiene Argentina sobre Brasil podría desaparecer con la puesta en marcha del acuerdo.

Entre los sectores que quedarían vulnerables ante una apertura, la consultora mencionan al automotor, autopartista, farmacéutico, metalúrgico y químico, nada menos.