Cynthia Hotton / Juan José Gómez Centurión
Cynthia Hotton / Juan José Gómez Centurión

La discusión por la ley de aborto legal no solo despertó un imponente movimiento de mujeres que en todo el país luchan por sus derechos, sino que, en la vereda de enfrente, originó una ola reactiva que derivó en nada menos que un partido político: el Frente NOS.

Ese flamante espacio, nacido para competir en las elecciones nacionales (aunque sin chance alguna a la vista) lleva como candidato a presidente al excarapintada Juan José Gómez Centurión, quien espera captar el “voto celeste” de católicos y evangélicos. Al respecto, Infonews dialogó con Cynthia Hotton, exdiputada nacional por el PRO y actual precandidata a vicepresidenta de la Nación de NOS.

Gómez Centurión y Hotton lanzaron su campaña como una fórmula de "centroderecha cristiana, provida y profamilia". Es decir, están en contra del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y en contra de la obligatoriedad de la Educación Sexual Integral “con ideología de género”, como les gusta caracterizarla.

Dentro de su plataforma mencionan a Dios, a la Patria, y a la Familia, así, con mayúsculas, como respuesta a la “nefasta tendencia” de los últimos años dominada por la “ideología de género”. También hablan de la creación de un Ministerio de Familia, la reducción de la edad de imputabilidad penal a los 14 años y un “servicio militar optativo”.

Además, proponen un “traslado urgente de la Capital Federal”, fomentan la portación de armas entre los ciudadanos, y una “revisión” de los juicios por lesa humanidad contra los genocidas. Además, se quejan porque el uso del color celeste les fue impugnado y el día de las elecciones las boletas serán negras.

Noticias relacionadas

Infonews: —¿A quiénes representa el Frente NOS?

Cynthia Hotton: —Junto a Juan José Gómez Centurión presentamos este Frente NOS con una propuesta que nos define como 100% provida, 100% profamilia, a favor de una educación como los padres quieren y en contra de toda esta imposición de la ideología de género. Tenemos una propuesta completa para mejorar la economía, para erradicar el narcotráfico, terminar con la inseguridad. Sabemos que nuestra identidad, lo que nos diferencia, y lo que nos define, es esta posición a favor de la familia y de la vida. Somos los únicos.

In: —¿Qué significa para ustedes presentarse con la primera palabra del preámbulo de la Constitución Nacional?

CH: —“Nos” habla claramente de los representantes del pueblo. Y nos referimos al preámbulo porque ahí también se menciona a Dios como “fuente de toda razón y justicia”. Entonces, lo que queremos decir, es que estos valores, que aquellos hombres quisieron instalar como marco desde donde se construye un gobierno y un Estado, hoy están olvidados. Por eso cuando hablamos de rescatar la Argentina, hablamos de volver a esos principios. Esto implica entender que desde nuestra Constitución ya estamos mencionando a Dios. Esto no tiene que ver con imponer una religión, sino que tiene que ver con volver a esos valores. Requiere de una trabajo político desde la honestidad, desde la transparencia, desde el esfuerzo. Es una propuesta global.

In: —Hoy el tema central en la República Argentina es la crisis económica, ¿qué propuestas plantean al respecto?

CH: —Primero, decisión política. El gobierno actual, el de Mauricio Macri, inició con muchas propuestas que parecían muy interesantes y no las hicieron. Y heredamos, por supuesto, desde antes, un gobierno con mucha corrupción y con desperdicio de muchas posibilidades de crecimiento. Lo primero que necesitamos los argentinos es trabajo. Están cerrando en promedio 50 pymes por día. ¿Cómo vamos a generar trabajo si las pymes, que son la unidad de producción que mayor mano de obra emplea, están cerrando? Están cerrando porque tienen una carga impositiva altísima, porque el acceso al crédito no es competitivo y porque las cargas sociales también son altas. Porque este gobierno necesita seguir manteniendo ingresos considerables. Porque no hicieron el trabajo de desmantelar el costo de la política. Es decir, ya heredaron un costo político y lo fueron incrementando. No hicieron las reformas necesarias para achicar el Estado, de achicar lo que verdaderamente sobra. No se llegó a fondo con el costo del gobierno, con el costo de la política. Nosotros proponemos un recorte por ese lado y un recorte de impuestos, por otro lado, que requiere de una decisión política. Y estamos dispuestos a hacerlo.

In: —Cuando ustedes hablan de 100% provida y 100% profamilia me recuerda que tanto Juan José Gómez Centurión como usted fueron funcionarios del PRO. ¿Hoy hay algo que los diferencia de Mauricio Macri?

CH: —Muchas cosas. Primero aclaro que yo nunca fui macrista. Yo entré a la Cámara de Diputados con el Frente Recrear de López Murphy. Los medios siempre me mencionaron como diputada macrista porque estuve en el Interbloque PRO. Es más, cuando se debatió el tema del matrimonio homosexual yo tuve una posición muy marcada. Yo planteé: “Como cristiana evangélica estoy, históricamente, en la Cámara de Diputados para defender la familia. Y si me toca hacerlo sola, lo voy a hacer.” Y en ese momento tuve que armar el monobloque Valores Para Mi País que ahora es nuestro partido nacional. Yo nunca fui macrista. Por otro lado, Juan José Gómez Centurión, como ciudadano, como héroe de Malvinas, y como un hombre que ama a su Patria, decidió acompañar al actual gobierno pensando que iba a poder llegar a fondo en estas cuestiones. Y estando en la función pública, como Director de Aduanas, se dio cuenta de que estaba en medio de un gobierno que no lo estaba acompañando en las decisiones de erradicar la corrupción, de la persecución del narcotráfico, del conflicto con el sindicalismo. Y a eso se le sumó el año pasado el tema del aborto instalado por este gobierno, que hizo que él decidiera dar un paso al costado.

In: —En una hipotética segunda vuelta entre Mauricio Macri y Alberto Fernández ¿a quién vota Cynthia Hotton?

CH: —Nosotros tenemos una respuesta. Por supuesto. A ninguno de los dos. Sólo vamos a acompañar junto a nuestros votantes, a aquel que esté dispuesto a garantizar en público que va a vetar la legalización del aborto.