El Brexit podría desmembrar al Reino Unido
El Brexit podría desmembrar al Reino Unido

La salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocido como Brexit, podría provocar una ruptura dentro del propio Reino. Tanto Escocia como Irlanda se muestran contrarios a la posición de Londres de abandonar la UE, postura que se endureció con la reciente llegada al poder del primer ministro conservador Boris Johnson, quien reemplazó a Theresa May.

Los ingleses nunca se sintieron demasiados cómodos formando parte de una Europa grande y unida. Una muestra de esto es que tanto por razones económicas como culturales Gran Bretaña decidió mantener su moneda tradicional, la libra esterlina, en vez de aceptar al euro. Y en 1975 Londres convocó a un referéndum para decidir si el Reino Unido permanecía o no en la Comunidad Económica Europea (CEE), la antecesora de la Unión Europea. Esa vez el plebiscito rechazó abandonar la CEE.

Pero el pimer ministro conservador David Cameron retomó el debate en 2013 al proponer un nuevo referéndum sobre este tema, presionado internamente por los propios conservadores antieuropeos. Se especula con que Cameron no esperaba realmente que el plebiscito saliera a favor de la separación de Europa.

El 23 de junio de 2016 se llevó a cabo el referendo conocido como Brexit: el 51,9 % de los votantes se declaró partidario de abandonar la UE, frente a un 48,1 % que quería permanecer. Sin embargo, tanto en Escocia como en Irlanda del Norte (que forman parte del Reino Unido) triunfó la opción de la permanencia.

Tras esta votación, Cameron anunció su renuncia en octubre de ese año, argumentando que era necesario un nuevo liderazgo para afrontar el proceso de separación con la Unión Europea y lo sucedió Theresa May, quien fracasó en su intento de acordar una salida negociada.

Escocia teme severas consecuencias económicas en caso de tener que abandonar la Unión Europea, lo que estaría movilizando la posibilidad de realizar una nueva consulta sobre su independencia del Reino Unido, rechazada por los votantes en 2014. En ese sentido, algunas encuestas efectuadas en las últimas semanas muestra un alza del movimiento independentista.

Y un punto clave para el bloqueo de las negociaciones entre Londres y la UE es el futuro de la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda (miembro de la UE). Si se concreta el Brexit los 500 kilómetros que separan a ambas se convertirán en la única frontera terrestre entre el bloque comunitario y el Reino Unido, con el consecuente riesgo de la vuelta de una frontera física.

Hay que recordar que el conflicto de Irlanda del Norte que enfrentó a los católicos –partidarios de la reunificación irlandesa- con los unionistas, protestantes y fieles a la corona británica, dejó más de 3.000 muertos hasta que se firmaron en 1998 los acuerdos del Viernes Santo.

*Pablo Ceron es periodista, tiene estudios en Historia.