Recrudecieron las protestas y represiones policiales en el aeropuerto de Hong Kong
Recrudecieron las protestas y represiones policiales en el aeropuerto de Hong Kong

El aeropuerto de Hong Kong vivió este martes una segunda jornada de caos con la suspensión o anulación de cientos de vuelos debido a las manifestaciones pro- democracia, que, según el gobierno local, han llevado a la ciudad a un "camino sin retorno".

En el quinto día de una movilización sin precedentes en el octavo aeropuerto mundial, los manifestantes endurecieron la protesta con el bloqueo de los pasillos que conducen a las zonas de embarque de las dos terminales. Por la noche, en las afueras del aeropuerto, un grupo de policías antidisturbios empleó gas pimienta contra algunos manifestantes.

El lunes, el aeropuerto tomó la inusual decisión de anular cientos de vuelos, debido a las manifestaciones. Y si bien los despegues y aterrizajes volvieron a reanudarse brevemente el martes por la mañana, decenas de miles de pasajeros se vieron afectados.

La jefa de gobierno de Hong Kong -que es designada por Pekín-, Carrie Lam, alertó este martes sobre las peligrosas consecuencias para la ciudad, uno de las capitales mundiales de las finanzas.

"La situación en Hong Kong la semana pasada me hizo temer que hayamos llegado a esta peligrosa situación", añadió. Pero estas declaraciones no lograron disuadir a los miles de manifestantes que el martes por la tarde regresaron al aeropuerto, uno de los más frecuentados del mundo, con 74 millones de pasajeros anuales.

Este martes, los manifestantes levantaron barricadas con carros para maletas y bloquearon los accesos a las zonas de seguridad. Luego formaron una cadena humana para impedir el paso de pasajeros, con quienes se produjeron algunos altercados.

El lunes, una muchedumbre de más de 5.000 personas invadió el aeropuerto para denunciar la violencia policial. Las autoridades aeroportuarias anularon los vuelos restantes programados para ese día.

El martes, el tráfico se fue reanudando progresivamente al amanecer, pero cientos de vuelos siguieron anulados.

"¡Defiendan Hong Kong! ¡Defiendan las libertades!", gritaban los manifestantes, mientras que en las paredes algunos pegaban adhesivos que rezaban: "¡Ojo por ojo!".

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó el martes su preocupación por la represión de esas protestas y reclamó una "investigación imparcial" en la excolonia británica.