Todo es muy bizarro. Después de la contundente derrota de Mauricio Macri en las PASO, el escenario de los defensores a ultranza del oficialismo, giró violentamente y de forma impresionante unos 180 grados.
 
Luis Majul no tardó en saltar del barco que aún apunta al iceberg. Ensayó una pseudo autocrítica, disparó todo sus cañones contra el gobierno, y después de ser soldado de primera línea del macrismo, se sumó al club de los garrochistas.
 

 
En este sentido, durante el programa La Cornisa, emitido por América, Majul dijo que lo suyo no es panquequismo, sino que "cambió de opinión".
 
En ese tren no dudó en treparse el escritor y devenido conductor televisivo Federico Andahazi, quien, además de criticar al oficialismo luego de ser un acérrimo defensor de todas las políticas llevadas adelante por Mauricio Macri y sus huestes, este fin de semana borró todos sus tuits anteriores a la derrota de Juntos por el Cambio.
 

 
"Esto que pasó el domingo fue el resultado de la economía. Arrancaron aumentando tarifas, aumentando la nafta. O sea, está perdido. Durán Barba fue el cerebro y Marcos Peña fue el corazón", dijo el escritor.
 
"Tiene dos nombres esta derrota: Durán Barba, Marcos Peña". "Esto es lo que nunca entendió Marcos Peña, la gente vota con el bolsillo siempre. Un Gobierno es aquel que te administra lo más importante de tu vida, que puedas comer, que te puedas vestir, que puedas llegar a fin de mes. Esa es la vida de la gente", apuntó.
 
Dijo además que "después la tontería motivacional, los discursos con corazón valiente, no sirven para nada". 
 

 
Otros garrochistas que acompañaron la velada fueron el dirigente del peronismo histórico Julio Bárbaro, y la acreditada de Casa Rosada Liliana Franco.
 
Entre los conceptos que se pudieron oír, Bárbaro dijo que "Durán Barba le vendió el apoliticismo" a Cambiemos.
 
Mientras que el autocensurado en redes Andahazi disparó que va a ser "muy difícil revertir el resultado", al tiempo que arremetió en decir que "a Alberto (Fernández) lo puso Cristina", y que "Alberto se pone por abajo de Cristina".
 

 
En tanto, Franco dijo que "hubo muchas presiones para sacar a Marcos Peña", y que "responsabilizan a Peña por la derrota", aunque "Macri no se quiere desprender de Peña", aseguró.
 
De forma inverosímil, Andahazi, caracterizado por enviar mensajes plagados de odio en su -ahora borrada- cuenta de Twitter, sostuvo sin sonrojarse que "los trolls (del macrismo) son fascistas". Separados de Cambiemos, pero juntos, en el cambio de vereda.