Foto: Daniel Jatimliansky.
Foto: Daniel Jatimliansky.

El Comité por la Libertad de Milagro Sala y Presxs Políticxs de Jujuy denunció que el Servicio Penitenciario recibió y no entregó los alimentos llevados por una militante de la organización Túpac Amaru -consistentes en azúcar, yerba, leche y golosinas- para ser repartidos entre Graciela López, Patricia Cabana, Mirta Aizama, Gladys Díaz y Adriana Condorí, integrantes de la agrupación que se encuentran detenidas en el penal de Alto Comedero.

“Desde el Comité por la Libertad de Milagro Sala y Presxs Politicxs de Jujuy consideramos que esto es una nueva forma de perseguir y hostigar a las compañeras que se encuentran en la Unidad III, que en los últimos meses han sido víctimas de tratos crueles y de situaciones que violan las garantías constitucionales que las amparan”, reclamaron a través de un comunicado.

"Las compañeras han sido víctimas de tratos crueles y de situaciones que violan las garantías constitucionales."

El hecho se suma a una serie de acontecimientos graves que sucedieron a partir del encarcelamiento de Milagro Sala y otros militantes sociales de la organización Túpac Amaru. Sin ir más lejos, en julio de 2019 la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) denunció “la existencia de celdas de aislamiento, conocidas como ‘chanchos’, donde tanto Graciela López como Patricia Cabana y Adriana Condorí fueron recluidas jornadas enteras completamente aisladas, a oscuras y desnudas”, detalló en esa ocasión la directora general de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y copresidenta de APDH, María Elena Naddeo. La existencia de celdas de aislamiento, por su parte, viola la Constitución Nacional.

También se denunciaron diversas humillaciones, incluido "el suministro indebido y forzado de medicación psiquiátrica". Los hechos fueron remitidos, en esa ocasión, al secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, y al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.